Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una central de energía a partir del carbón en Knottigley, norte de Inglaterra, el 10 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Los países de la OCDE llegaron a un acuerdo para restringir el fomento público a las exportaciones de centrales energéticas de carbón, en momentos en que esa energía se ve desacreditada por sus efectos contaminantes, según un documento consultado por la AFP.

A una decena de días del inicio en París de la Conferencia de la ONU sobre el clima COP21, los 34 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos revisaron los mecanismos de apoyo a la exportación de las centrales eléctricas que funcionan con carbón, indica el texto consultado el miércoles por la AFP.

El fomento a la exportación de centrales de carbón se limitará a aquellos casos en que no sean posibles alternativas más respetuosas del clima, dice el documento.

El acuerdo que todavía no es oficial podría sufrir modificaciones marginales, según una fuente bien informada.

Varias organizaciones no gubernamentales, para las cuales el carbón es el principal enemigo en la lucha contra el calientamiento climático, reaccionaron positivamente al acuerdo aunque con reparos.

Es un "primer paso en la dirección correcta" pero "el acuerdo cubre solamente las centrales de carbón e ignora las ayudas a las minas y a las infraestructura del carbón", indicó la ONG Amis de la Terre que junto a la fundación Heinrich-Boll publicó el libro "Atlas del Carbón", que reseña sus efectos negatvos.

La ONG alemana Germanwatch saludó por su parte el "compromiso fuerte de Estados Unidos" en las negociaciones frente a Japón, Corea del Sur y Australia, muy apegadas a la explotación del carbón.

AFP