Navigation

Intensa búsqueda internacional del submarino argentino perdido

Un buque de la Marina argentina llega el 26 de noviembre de 2017 a la bahía de Ushuaia en su ruta hacia Comodoro Rivadavia para descargar el sumergible ruso Pantera Plus que asistirá en la búsqueda del submarino "ARA San Juan" y sus 44 tripulantes afp_tickers
Este contenido fue publicado el 28 noviembre 2017 - 08:28
(AFP)

La denodada búsqueda del submarino argentino "ARA San Juan", perdido en el Atlántico sur, continuaba el lunes con el rastrillaje que realiza una coalición internacional en un ambiente "extremo y adverso".

"Lamentablemente no hemos tenido todavía una localización o detección del submarino 'San Juan'", informó el lunes en Buenos Aires el portavoz de la Armada, Enrique Balbi.

La búsqueda del submarino y sus 44 tripulantes, entre ellos una mujer, se concentraba en un radio de 36 kilómetros dentro del área general de rastrillaje en el Atlántico sur, a unos 450 kilómetros de las costas de la Patagonia.

"Después de 12 días de búsquedas, la situación, el ambiente, no deja de ser extremo y adverso", pero "no podemos confirmar ni ser categóricos hasta tanto no tener más evidencias", añadió. "Todos los medios están desplegados" para localizarlo, aseguró Balbi.

Precisó que el navío "Skandi Patagonia" mapeaba el fondo del mar con la ayuda de otros cinco barcos de diferentes nacionalidades.

Las condiciones meteorológicas eran "regulares" el lunes y podrían complicarse, según la Armada.

- Rusia y EEUU, en la búsqueda -

Catorce países participan del operativo de búsqueda y rescate. Pero los que poseen la "tecnología y los medios modernos más adecuados son Estados Unidos y Rusia, como un legado del desarrollo en la Guerra Fría", dijo a la AFP el ingeniero naval y experto en submarinos Horacio Tettamanti.

En el punto de búsqueda, el océano tiene diversas profundidades, que van de 300 a 1.000 metros.

El sumergible está diseñado para no ser notado. "La detección de un submarino es un proceso muy difícil y hay muchos factores que entran en juego, como el clima", dijo Adam Slavinsky, piloto de un avión P-8 de la Marina de Estados Unidos, a su regreso de una misión de avistaje.

La aeronave norteamericana sentó su base de operaciones en Puerto Belgrano, a unos 800 kilómetros al sur de la capital, donde se encuentra la mayor unidad de la Armada argentina. Desde allí se coordinan las misiones de búsqueda.

Dos aviones P-8 estadounidenses, equipados con cámaras y escáneres, realizan operaciones de búsqueda las 24 horas del día con tres equipos.

Estas aeronaves también lanzan boyas con sensores para tratar de detectar el sumergible en profundidad, comprobó un videasta de la AFP a bordo de la misión.

El domingo, un minisubmarino de rescate traído al país por la Marina de Estados Unidos zarpó del puerto de Comodoro Rivadavia, a 1.750 kilómetros al sur de Buenos Aires, a bordo de un buque civil de bandera noruega.

La cápsula llegaba el lunes al área de búsqueda, listo para sumergirse hasta los 610 metros de profundidad y acoplarse al "ARA San Juan", de ser hallado, para realizar el eventual rescate.

Otro minisubmarino, de origen ruso y equipado para escanear el fondo del mar, será trasladado al área de búsqueda en los próximos días.

- Cortocircuito -

La última comunicación del "ARA San Juan", con 66 metros de eslora y uno de los tres sumergibles de la Armada argentina, fue el miércoles 15 de noviembre. Había superado una avería en las baterías, según las autoridades.

El texto del último mensaje del submarino, revelado en la noche del lunes por el canal A24, informó de un cortocircuito y un principio de incendio en las baterías.

"Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N°3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barras de baterías. Baterías de proa fuera de servicio. Al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal mantendré informado", se lee en el mensaje.

Un centro antinuclear con sede en Austria y un sistema de detección de Estados Unidos informaron la semana pasada a Argentina de que se registró una explosión en la zona el día de la desaparición.

Los familiares de los tripulantes recibieron el informe como la peor de las noticias, debido a las casi nulas esperanzas de supervivencia.

La Armada considera, sin embargo, que los marinos pueden aún estar "en condiciones de supervivencia extrema".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo