Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un comerciante regenta su puesto en un mercado de Saná el 16 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Las partes beligerantes en Yemen iniciaron este miércoles un intercambio de prisioneros en el sur del país, en el segundo día de un alto el fuego y de negociaciones de paz bajo la égida de la ONU en Suiza.

Las negociaciones se iniciaron el martes, al mismo tiempo que fue decretado un alto el fuego de siete días, violado este miércoles por enfrentamientos esporádicos.

"Hemos comenzado el intercambio por pequeños grupos", informó el jeque Mojtar Al Rabach, miembro de la Comisión encargada de los prisioneros, cercano al Gobierno reconocido por la comunidad internacional. "Por motivos de seguridad, tuvimos que separar a los prisioneros en grupos de 20", añadió.

El intercambio, que concierne a 375 prisioneros insurgentes y 285 combatientes progubernamentales, se inició en la provincia de Lahej, según varios testigos.

Los combatientes progubernamentales pertenecen a la "Resistencia popular", una alianza variopinta de exmilitares, hombres de tribus, separatistas sudistas y grupos islamistas que apoyan a las fuerzas leales.

La misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Saná, contactada por la AFP, dijo "no estar al tanto del intercambio".

Este es uno de los pocos intercambios de prisioneros anunciados desde que una coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, interviniera a finales de marzo en este país en apoyo al presidente, Abd Rabo Mansur Hadi, contra los rebeldes chiitas hutíes y sus aliados, que han conquistado varias regiones desde 2014.

- Calma precaria -

La guerra ha causado desde marzo unos 6.000 muertos y 28.000 heridos, entre ellos numerosos civiles, y ha afectado directamente al 80% de la población del país. Una calma precaria, interrumpida por incidentes aislados, reinaba este miércoles en el país.

Las fuerzas leales y los rebeldes hutíes mantenían sus posiciones en la provincia de Taez y en la región de Bab Al Mandeb (suroeste) donde hubo enfrentamientos esporádicos, según fuentes militares progubernamentales. "Los insurgentes bombardearon barrios residenciales en Taez, hiriendo a civiles", dijo a la AFP una de estas fuentes, acusándolos de "violar la tregua".

En respuesta, unos combatientes progubernamentales realizaron disparos contra posiciones rebeldes en Taez, indicó otra fuente militar. "Aviones de la coalición sobrevolaron estos sectores, sin realizar bombardeos", declaró una fuente militar.

También se produjeron enfrentamientos esporádicos en el frente de Marib, al este de Saná, dijeron las fuentes.

El alto el fuego de siete días, decretado el martes a las 09H00 GMT a solicitud del presidente Hadi, fue "violado por los milicianos hutíes (...) desde las primeras horas de su entrada en vigor", acusó el martes por la noche el general de brigada Ahmed Assiri, portavoz de la coalición árabe bajo mando saudí que apoya a las fuerzas gubernamentales en Yemen.

- Negociaciones en Suiza -

El martes, 17 combatientes progubernamentales murieron en ataques rebeldes en la provincia de Mariz y siete civiles en Taez, indicaron fuentes militares y médicas.

"Estas violaciones" fueron objeto de un informe enviado a la ONU y a los Estados que patrocinan los diálogos de paz en Suiza, indicó el general Assiri. La regla dicta que "en caso de violación (de la tregua), la coalición responda", advirtió.

A su vez, el portavoz militar de los rebeldes, el general Sharaf Luqman, acusó a "los Estados y a sus mercenarios" de no haber respetado el alto el fuego desde su primer día de aplicación.

La coalición anunció este miércoles la muerte de un soldado saudí en la región de Najran donde "defendía la (vecina) frontera del reino (de Arabia Saudí) contra los rebeldes".

Pese a estos incidentes, los beligerantes parecían limitarse a denunciar estas "violaciones" de la tregua, sin cuestionarla.

Arabia Saudí, que dirige la coalición árabe en Yemen, es ahora favorable a una solución política a la crisis, pues teme que un estancamiento de la situación beneficie al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que multiplica las demostraciones de fuerza en Yemen, según un diplomático occidental.

Además, los saudíes no quieren que los hutíes se transformen en un nuevo Hezbolá en su frontera sur, añade este diplomático, aludiendo al poderoso grupo chiita libanés.

En Suiza, las negociaciones directas interyemeníes, bajo la égida de la ONU, tienen como objetivo "un alto el fuego permanente" y "un retorno a una transición política pacífica y ordenada".

También buscan un "plan" para aplicar de forma progresiva la resolución 2216 del Consejo de Seguridad de la ONU, que exige la retirada de los rebeldes y de sus aliados de las zonas conquistadas desde 2014, así como la restitución de las armas pesadas al Estado.

AFP