La justicia estadounidense condenó este viernes a Teherán a indemnizar con 180 millones de dólares al corresponsal del Washington Post Jason Rezaian, que pasó año y medio en las cárceles iraníes.

Un tribunal federal de Washington tomó esa decisión, de carácter simbólico, con fines "disuasivos", según una copia de la sentencia consultada por la AFP.

El periodista irano-estadounidense, instalado en Teherán, fue detenido con su esposa el 22 de julio de 2014, cuando Irán acababa de aceptar retomar las negociaciones internacionales sobre su programa nuclear.

Su esposa fue liberada tras dos meses de detención. Rezaian, al que Irán acusó de espiar para Estados Unidos, pasó 544 días en la cárcel de Evin, en el norte de Teherán, sufrió malos tratos, entre ellos la privación de sueño y amenazas de ser decapitado.

Irán lo acabó entregando a Washington junto con otros tres prisioneros estadounidenses a cambio de siete iraníes detenidos en Estados Unidos.

Su liberación tuvo lugar el 16 de enero de 2016, el primer día de la aplicación del acuerdo de Viena, firmado para garantizar el carácter pacífico del programa nuclear iraní, del que se retiró Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump.

"Secuestrar a un hombre y torturarlo para tener una baza en negociaciones es vergonzoso, merece un castigo" y hay que "disuadir" a Irán de tener semejante comportamiento, declaró el juez Richard Leon en su decisión.

Rezaian contó en febrero a la AFP que se había sentido como "un peón" en un juego de ajedrez mundial, cuyo "valor" dependía de los resultados de las negociaciones sobre el programa nuclear.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes