Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El lanzamiento de un cohete de satélite Simorgh en un lugar sin revelar de Irán, en una imagen divulgada el pasado 27 de julio por el Ministerio de Defensa iraní

(afp_tickers)

Irán condenó este sábado las nuevas sanciones adoptadas por el Congreso estadounidense, afirmando que proseguirá "con todas sus fuerzas" con su programa balístico, mientras que un nuevo incidente opuso el viernes a navíos estadounidenses y barcos iraníes en el Golfo.

Teherán y Washington se acusaron mutuamente de proceder a maniobras provocadoras en el Golfo, que terminaron el viernes con el lanzamiento de bengalas de advertencia por parte de un helicóptero estadounidense.

Las fuerzas navales estadounidenses dijeron que actuaron en reacción a unos buques de los Guardianes de la Revolución que se aproximaban a gran velocidad a barcos norteamericanos, algo que Irán desmiente.

Según un comunicado de los Guardianes de la Revolución publicado en su página oficial, el incidente se produjo entre el portaaviones "Nimitz" y los navíos que lo acompañaban, por un lado, y fragatas iraníes equipadas de misiles, por otro.

El comunicado denuncia la actitud "provocadora y no profesional de los estadounidenses", que "lanzaron advertencias, principalmente bengalas, hacia las fragatas iraníes".

Según la Armada estadounidense, sus barcos realizaban una patrulla rutinaria cuando uno de sus helicópteros "observó varias embarcaciones de los Guardianes de la Revolución Islámica acercándose a las fuerzas navales estadounidenses a mucha velocidad".

"Las fuerzas navales de Estados Unidos intentaron establecer comunicación, sin respuesta de los buques iraníes. Poco después, a una distancia prudencial, el helicóptero estadounidense desplegó bengalas, tras lo cual los busques iraníes detuvieron su avance", indicó.

- Sanciones "inaceptables" -

En el frente político, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Bahram Ghasemi, dijo que Teherán condenaba las nuevas sanciones estadounidenses contra su programa de misiles.

"Continuaremos con todas nuestras fuerzas nuestro programa balístico", declaró a la televisión estatal.

"Nuestra política en el ámbito militar y balístico es muy clara y es un tema de asuntos internos. Los otros países no tienen el derecho de injerirse", añadió Ghasemi.

"Condenamos la acción hostil e inaceptable" de Estados Unidos, añadió refiriéndose a las nuevas sanciones votadas por el Congreso y pendientes de la firma del presidente Donald Trump.

Dos días después de que la Cámara de Representantes hiciera lo propio, el Senado adoptó el jueves casi por unanimidad (98 votos a favor y dos en contra) un proyecto de ley para imponer sanciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte.

En el caso de Irán, estas sanciones afectan a su programa balístico, los derechos humanos y el apoyo de Teherán a grupos como el Hezbolá libanés, clasificados por Estados Unidos como "terroristas".

Ghasemi consideró que las sanciones "están encaminadas a debilitar el acuerdo nuclear" concluido en 2015 entre Irán, Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania.

- Llamados occidentales -

Estados Unidos y sus aliados europeos alzaron el tono el viernes contra Irán, instando a su gobierno a cesar sus disparos de misiles balísticos, un día después de que Teherán hubiera probado un lanzador de satélites.

En un contexto de fuertes tensiones entre Estados Unidos e Irán desde la llegada al poder del presidente Donald Trump, el Tesoro estadounidense impuso nuevas sanciones contra ese programa de misiles balísticos.

En un comunicado divulgado por el Departamento de Estado, Washington, París, Londres y Berlín "condenaron" el ensayo efectuado el jueves por Irán e instaron a la República islámica a "no llevar a cabo actividades relacionadas con misiles balísticos y capaces de llevar armas nucleares".

Para Estados Unidos y sus aliados europeos, el programa balístico "sigue siendo contradictorio con [la resolución] UNSCR 2231 [votada en 2015 tras el acuerdo nuclear] y tiene un impacto desestabilizador en la región".

Entre otras cosas, "llama a Irán a no llevar a cabo actividades relacionadas con misiles balísticos y capaces de llevar armas nucleares".

Irán rechaza estas acusaciones, alegando que sus misiles no están "concebidos" para llevar cargas nucleares y que el país no tiene intención de producir bombas atómicas, tal y como defendió el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, el viernes, respondiendo a Washington.

Hace diez días, al imponer medidas punitivas contra el programa balístico, Washington juzgó que Teherán "estaba violando el espíritu" del acuerdo nuclear.

Para los europeos, los dosieres nuclear y balístico deben ser tratados de forma independiente.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP