Navigation

Irán apunta a Biden, ¿pero aún es posible un conflicto con Trump?

Iraqi demonstrators rally to mourn Iranian general Qasem Soleimani and an Iraqi paramilitary leader a year after they were killed in a US drone strike afp_tickers
Este contenido fue publicado el 05 enero 2021 - 03:28
(AFP)

Irán abrió el nuevo año con una jugada que busca presionar al presidente electo Joe Biden, pero los temores crecen de que surja un conflicto con Donald Trump, que todavía comanda las poderosas fuerzas de Estados Unidos en la caótica recta final de su mandato.

Irán anunció el lunes que aumentaría el enriquecimiento de uranio bastante más allá de los límites impuestos en un acuerdo nuclear negociado con el gobierno de Barack Obama en 2015, e indicó que cambiaría su postura si Biden levanta las duras sanciones económicas impuestas por Trump una vez que asuma el 20 de enero.

Las tensiones crecieron enormemente desde que Trump abandonó el acuerdo en 2018 y aumentaron todavía más en los últimos días, con bombarderos B-52 de Estados Unidos sobrevolando el Golfo y la abrupta decisión de revertir una orden de regreso a casa de un portaaviones.

En un comunicado de prensa poco común, que se parece más a uno de la Casa Blanca que a uno del Pentágono, el secretario de Defensa interino, Christopher Miller, dijo en la noche del domingo que mantendría el buque USS Nimitz en el Golfo debido a las amenazas de Irán contra funcionarios de Estados Unidos, incluyendo el propio Trump.

"Tenemos una nueva forma de disuasión ahora - disuasión esquizofrénica. No sabemos lo que estamos haciendo", dijo Vipin Narang, experto en estrategia nuclear en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

En lugar de mostrarse duros al revertir la orden dada al Nimitz, "puede ser la señal equivocada - que es que hay un caos total en Washington en este momento y que si van a probar suerte, quizá este sea el momento para hacerlo".

Narang dijo que el riesgo de que Estados Unidos inicie una acción militar permanece bajo, pero advirtió que Trump se vuelve cada vez más impredecible en su furia y en sus intentos por revertir su derrota electoral.

"Si yo fuera Irán ahora, pensaría que es posible que Trump esté tan desquiciado y tan furioso por la elección que puede reaccionar exageradamente ante cualquier provocación", agregó.

Trump ya advirtió que le pedirá cuentas a Irán por cualquier muerte de estadounidenses luego de un ataque con cohetes contra la embajada en Bagdad, Irak, del cual se acusa a paramilitares chiítas aliados a Teherán.

Pero el aniversario el domingo pasado de la muerte del general más poderoso de Irán, Qasem Soleimani, perpetrada por un dron estadounidense, pasó sin violencia.

- Presión a través del enriquecimiento -

Irán anunció que enriquecerá uranio a un 20% de pureza, muy por encima del 3,67% permitido en el acuerdo nuclear.

Pero expertos aseguran que la medida es reversible con rapidez y que un enriquecimiento más elevado no necesariamente acerca a Irán a la construcción de una bomba atómica, un objetivo que Teherán siempre ha negado.

Corey Hinderstein, que trabajó en la implementación del acuerdo para el departamento de Energía estadounidense, dijo que Irán probablemente desea mantener el foco en su programa nuclear y desalentar a Biden de cualquier esfuerzo diplomático más amplio.

Jake Sullivan, que será el asesor de seguridad nacional de Biden, dijo en una entrevista con la cadena CNN el domingo que el gobierno entrante querría eventualmente determinar los límites de la capacidad iraní en lo que respecta a misiles balísticos.

"Pienso que Irán da este paso en el sentido doble de indicar de que están en posición de acelerar sus actividades nucleares y pienso que creen que también crean espacio para limitar la negociación una vez que asuma el nuevo gobierno", dijo por su parte Hinderstein, en la actualidad vicepresidente de la Inciativa sobre la Amenaza Nuclear.

"Desafortunadamente, no tenemos un entendimiento muy claro de lo que motiva la toma de decisiones en lo que queda del gobierno de Trump. Si así lo desean, pueden ver esto como una escalada significativa".

- Enfrentamientos previos -

Pese a las amenazas agresivas y la imposición de amplias sanciones contra Irán, Trump se vanaglorió durante la campaña electoral fallida de que no empezó nuevas guerras, y, en un desmarque de sus principales asesores, desactivó un ataque en 2019.

Israel tiene menos pruritos a la hora de utilizar la fuerza contra Irán, al que ve como su principal enemigo, y es el principal sospechoso de un atrevido ataque realizado en las afueras de Teherán en noviembre que se cobró la vida del principal científico nuclear, Mohsen Fajrizadeh.

La prensa israelí ha informado de que uno de los submarinos de su país se dirige al Golfo y el ministro de Defensa, Benny Gantz, advirtió recientemente de la posibilidad de "eventos" no especificados.

Pero incluso los aliados de Trump ven a Irán preparándose para lidiar con Biden.

Jack Keane, un general retirado cuyas frecuentes apariciones en la cadena Fox News son seguidas por Trump, dijo el lunes que los recientes despliegues demuestran "la enorme capacidad que tienen las fuerzas armadas de Estados Unidos".

"Pero no creo que los iraníes hagan algo", agregó.

"No quieren hacer nada que interfiera una potencial negociación con Biden, del cual esperan eliminará las sanciones".

Compartir este artículo