Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente iraní, Hasan Rohani, habla en una rueda de prensa en Teherán el 17 de enero de 2016

(afp_tickers)

Irán decidió el lunes aumentar su producción petrolera tras la entrada en vigor del acuerdo nuclear con las grandes potencias y el levantamiento de las sanciones, pero condenó nuevas medidas de Estados Unidos contra su programa de misiles balísticos.

Teherán decidió elevar en 500.000 barriles diarios (bd) su producción de crudo, y mostró así su determinación de aprovechar de inmediato los efectos del fin de las sanciones internacionales, después de que el acuerdo nuclear, suscrito en julio, entrara en vigor el sábado.

Este anuncio puede desestabilizar aún más al mercado petrolero, donde las cotizaciones del crudo están por los suelos debido a una muy abundante oferta.

"Irán tiene la capacidad para aumentar su producción en 500.000 barriles con el fin de las sanciones, y la orden fue dada hoy" declaró Rokneddine Javadi, jefe de la Organización nacional iraní de petróleo NIOC).

Irán, un país de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), produce actualmente 2,8 millones de bd, de los que exporta un millón. Sus exportaciones habían caído tras las severas sanciones internacionales, ahora levantadas.

"Si Irán no aumenta su producción, los países vecinos podrían aumentar la suya (...) y apoderarse de cuotas de mercado de Irán" explicó Javadi.

Además, tras el fin de las sanciones, los grandes grupos internacionales están listos desde hace varios meses para volver a Irán, que posee las cuartas mayores reservas de crudo del mundo y las segundas de gas.

- Criticadas medidas de EEUU -

En el plano diplomático, Irán denunció el lunes la nuevas sanciones estadounidenses contra su programa balístico.

Las sanciones tienen sin embargo una magnitud muy limitada: cinco ciudadanos iraníes y una red de empresas basadas en los Emiratos Arabes Unidos y China fueron agregados a la lista negra financiera de Estados Unidos, anunció la secretaría del Tesoro en Washington.

Teherán las calificó el lunes de "ilegítimas" ya que "el programa balístico de Irán no está concebido para tener la capacidad de transportar cabezas nucleares" explicó Hosein Jaber Ansari, portavoz de la diplomacia iraní.

Irán "(...) responderá a estos actos de propaganda acelerando su programa balístico y aumentando sus capacidades de defensa", advirtió.

Este programa balístico fue citado por el presidente estadounidense Barack Obama para afirmar que persisten "profundas diferencias" entre Washington y Teherán, pese al acuerdo nuclear que puso fin a 12 años de crisis internacional.

Estas críticas no impiden un acercamiento entre los dos países, que, tras entrar en vigor el acuerdo nuclear, anunciaron la liberación de los cuatro irano-estadounidenses detenidos en Irán, entre ellos el periodista del Washington Post Jason Rezaian, a cambio de siete iraníes detenidos en Estados Unidos.

- Nuevo clima -

Por su lado, el jefe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Yukiya Amano, llegó el lunes a Teherán y se entrevistó con el presidente Hasan Ruhani y con el jefe de la Organización iraní de energía atómica (OIEA), Ali Akbar Salehi.

Amano señaló que la agencia está entrando en una nueva fase de cooperación con Irán, para implementar el llamado protocolo adicional, que permite inspecciones más profundas y un seguimiento de los lugares considerados de "una importancia especial".

"Debemos mantener el impulso", dijo el jefe de la AIEA, quien insistió hay implementados procedimientos de verificación muy sólidos.

"Hemos hablado de nuestra futura cooperación en el nuevo clima y una hoja de ruta ha sido casi definida" declaró Salehi al término de la reunión.

"El señor Amano viene por invitación de Irán. La duración del acuerdo es de ocho años pero queremos reducir este periodo y esto será posible con la ayuda de la Agencia", dijo por su lado Behrouz Kamalvandi, el portavoz de la OIEA.

Kamalvandi se refería a una cláusula del acuerdo que da a Irán ocho años para que limite su programa nuclear. Según este acuerdo, la segunda etapa empezará dentro de ocho años, en 2023, pero si antes la AIEA certifica el carácter pacífico de las actividades nucleares este periodo podría reducirse

Esto es importante para Irán, deseoso de iniciar más pronto ciertas actividades.

De conformidad con el acuerdo nuclear, Irán va a aplicar a partir de ahora de forma voluntaria el protocolo adicional del Tratado de no proliferación (TNP) que permite a la AIEA tener un control más estrecho del programa nuclear iraní.

En este contexto, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, expresó este lunes su deseo de reanudar relaciones diplomáticas con Irán, que Ottawa había roto cuatro años atrás.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP