Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Iraníes fotografiándose frente al cohete para satélites Simorgh (Fénix) en las celebraciones del 37º aniversario de la Revolución Islámica, en Teherán el 11 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Los iraníes celebraron este jueves el 37º aniversario de la Revolución Islámica con grandes manifestaciones en Teherán y las grandes ciudades del país, en las que se vieron de nuevo consignas contra Estados Unidos.

Las manifestaciones tienen lugar un mes después del levantamiento de las sanciones internacionales contra Irán y a dos semanas de unas elecciones legislativas cruciales para el moderado Hasan Rohani.

El actual presidente aspira a obtener una mayoría de diputados favorable a su política de apertura y de reformas en un parlamento hasta ahora dominado por los conservadores.

En la capital, centenares de miles de personas convergieron en la plaza Azadi ('Libertad'), donde Rohani pronunció un discurso para conmemorar el fin del régimen del Shá tras la revolución de 1979. "Los auténticos conservadores, los auténticos reformistas y los auténticos moderados son todos revolucionarios, y tenemos que renovar el lenguaje de la revolución", afirmó. "Votar por nosotros es votar por la esperanza, la sabiduría, la ley, la defensa de los derechos del pueblo y la construcción del país en base al diálogo. Diremos no a los que no respetan la ley y buscan el enfrentamiento", dijo ante la muchedumbre, en referencia a las elecciones del 26 de febrero.

Numerosos manifestantes llevaban pancartas con mensajes de "¡Muera América!" y "¡Muera Israel!", mientras otros recrearon la escena del arresto en enero por parte de Irán de varios marines estadounidense en el Golfo Pérsico, de rodillas y con las manos atadas al cuello.

La televisión mostró de nuevo el miércoles imágenes de estos marines, en algunos casos llorando, cuya difusión ya había sido condenada por Estados Unidos.

Desde el acuerdo de julio de 2015 sobre el programa nuclear iraní, que supuso el levantamiento de la mayoría de las sanciones occidentales contra Irán, las relaciones con Estados Unidos han mejorado pero no se han normalizado.

Signo de ello es que el comunicado final de las manifestaciones en Teherán, leído en la tribuna, afirma que "Estados Unidos es el enemigo número uno de Irán".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP