Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera iraní ondea en el Centro Internacional de Viena, que alberga la sede de la ONU y la de la AIEA, durante las conversaciones 5+1 con Irán, el 3 de julio de 2014 en la capital austríaca

(afp_tickers)

Irán ha comenzado a desmantelar algunas de sus instalaciones nucleares, conformemente al acuerdo de Viena firmado con las grandes potencias en julio pasado, anunció este miércoles la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

"Irán comenzó a retirar centrifugadoras e infraestructuras similares" en los sitios de Fordo y Natanz, indicó la agencia en su informe mensual, dado a conocer en Viena.

Estas medidas están en conformidad con los compromisos asumidos por la República islámica, el 14 de julio pasado, en vistas a un levantamiento de las sanciones internacionales que le fueron impuestas, lo que se hará tras confirmarse el carácter estrictamente civil del programa nuclear iraní.

Según los términos de este acuerdo, Irán se compromete sobre todo a limitar sus capacidades nucleares y someterse a un control internacional reforzado.

A cambio, la comunidad internacional levantará estas sanciones que golpean duramente a la economía del país.

La entrada en vigor del acuerdo es esperada para dentro de las próximas semanas o meses, tras verificarse que todos los compromisos previos han sido cumplidos.

La reducción en dos tercios del número de centrifugadoras iraníes es uno de los puntos cruciales del acuerdo, puesto que estas máquinas pueden fabricar material fisible para desarrollar una bomba atómica.

El acuerdo del 14 de julio, calificado de "histórico", tiene como objetivo poner fin a 13 años de diferendos internacionales sobre el programa nuclear iraní. Las grandes potencias sospechaban que Teherán quería dotarse del arma atómica, lo que Irán siempre negó, reivindicando su derecho a poder explotar instalaciones nucleares para uso civil.

AFP