Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El canciller iraní Mohammad JAvad Zarif (i) y su par estadounidense John Kerry

(afp_tickers)

Irán envió un importante cargamento de uranio poco enriquecido a Rusia el lunes, con lo que Teherán cumple parte de sus "compromisos clave" del acuerdo nuclear que suscribió con las potencias occidentales en julio pasado, informó el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.

Estados Unidos saludó la iniciativa y Kerry la definió como un "progreso significativo" en el cumplimiento iraní de los acuerdos alcanzados con países occidentales.

"Me complace informar que hemos visto importantes señales de un significativo progreso para que Irán cumpla compromisos clave bajo el acuerdo" nuclear, dijo Kerry en un comunicado.

En tanto, el ministerio ruso de Relaciones Exteriores confirmó la noticia después que el líder de la Organización de Energía Atómica iraní, Alí Akbar Salehi, dijo a la agencia noticiosa ISNA que "el proceso de intercambio de combustible ya ha ocurrido".

De acuerdo con la agencia ISNA, Irán envió 8,5 toneladas de material nuclear con bajo nivel de enriquecimiento a Rusia y recibió "alrededor de 140 toneladas de uranio natural".

En tanto, Washington describió el cargamento como 25.000 libras de "material de uranio con bajo enriquecimiento".

De acuerdo con Kerry, el envío "incluye la remoción de todo el material enriquecido a 20% que aún no estaba en forma de placas para el Reactor de Investigaciones de Teherán".

La remoción "de este material enriquecido (...) es un significativo paso de Irán en dirección al cumplimiento de sus compromisos de no poseer más de 300 kilogramos de uranio con bajo nivel de enriquecimiento", cuando ocurra la implementación plena del acuerdo, añadió.

La fecha de implementación final del acuerdo, que podría ocurrir el próximo mes, se definirá después que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) informe sobre el cumplimiento por parte de Irán.

-Cerrar el paso a un arma nuclear-

En el acuerdo sellado en julio entre Irán y el grupo de países conocido como 5+1, Teherán se comprometió a limitar el alcance de su programa nuclear hasta un nivel en que Estados Unidos y países aliados tengan la seguridad de que no buscan construir un arma atómica.

En contrapartida, Estados Unidos y sus aliados levantarían gradualmente las pesadas sanciones económicas implementadas hace ya varios años.

La AIEA es la encargada de determinar a partir de qué punto Irán ha pasado a cumplir con sus obligaciones, abriendo el camino al desmonte de las sanciones.

Teherán se comprometió a reducir su reserva de uranio con bajo nivel de enriquecimiento a menos de 300 kilogramos (660 libras), lo cual evitará que disponga de suficiente combustible -con el nivel de enriquecimiento necesario- para desarrollar un arma nuclear.

Kerry dijo el lunes que al despojarse de este material, Irán ya ha triplicado el tiempo necesario para producir combustible suficiente para un arma atómica, de tres a nueve meses.

Este lunes, la AIEA no se manifestó sobre el cargamento enviado por Irán a Rusia.

- Evitar carrera nuclear -

Irán ha negado con insistencia que tenga intenciones de construir un arma nuclear, y un reciente informe de la AIEA sostiene que el país no ha conducido investigaciones con fines bélicos desde 2009.

Sin embargo, el interés de Teherán en el pasado por el desarrollo de esa arma, y las crecientes reservas de uranio enriquecido desataron miedos de que el país podría afectar el equilibrio de poderes en el Medio Oriente y desatar una carrera nuclear.

Se considera que Israel, enemigo declarado de Irán, posee armas nucleares no declaradas, y los ricos estados árabes sunitas, como Arabia Saudita, podrían invertir miles de millones en una carrera nuclear, anulando los esfuerzos globales de no proliferación.

Estados Unidos ya reiteró que Irán tendrá otras tareas por delante, incluyendo la remoción y destrucción del reactor nuclear de Arak, que podría producir plutonio con nivel de enriquecimiento para fines bélicos.

Kerry reiteró que Estados Unidos comenzará a desmontar sus sanciones cuando llegue el momento, pero alertó que permanecerá "vigilante para asegurar que la implementación consigue exactamente lo que definimos desde el inicio de estas negociaciones".

El objetivo, añadió, es "garantizar que el programa nuclear iraní es y será siempre exclusivamente destinado a fines pacíficos".

AFP