Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen distribuida por la Marina estadounidense el 12 de enero de 2016 que muestra el tipo de barco interceptado por Irán, que detuvo a los diez marines que navegaban en los dos barcos de guerra

(afp_tickers)

Irán liberó este miércoles a diez marinos estadounidenses detenidos la víspera en barcos de guerra que entraron en aguas territoriales iraníes, tras considerar que su ingreso no fue deliberado, evitando así una crisis con EEUU a días de la entrada en vigor del acuerdo nuclear.

EEUU confirmó que las dos embarcaciones y sus respectivas tripulaciones zarparon de la isla de Farsi, adonde fueron llevadas por la marina de los Guardianes de la Revolución. "No hay indicios de que los marinos resultaran lesionados durante su breve detención", dijo el Pentágono en un comunicado.

Los diez marinos, nueve hombres y una mujer, permanecieron detenidos menos de 24 horas tras la intercepción de las naves ocurrida el martes.

Se estableció que la "entrada en las aguas territoriales del país no fue intencional", informó por su parte un comunicado de los Guardianes de la Revolución difundido por la televisión estatal iraní.

La liberación había sido anticipada unas horas antes por el almirante Ali Fadavi, comandante de la marina de los Guardianes de la Revolución, el ejército de élite del régimen islámico.

La acción de los marinos "no era hostil ni estaba destinada a espiar", había dicho Fadavi. "La entrada de los marinos estadounidenses en las aguas territoriales se debió a un desperfecto en el sistema de navegación", había explicado.

El sitio web de los Guardianes de la Revolución (Sepahnews.com) había mostrado fotos de los marinos sentados en alfombras en una gran sala.

El martes por la noche, EEUU anunció que había perdido contacto con sus dos barcos. Sin embargo, EEUU se abstuvo de echar leña al fuego, diciendo que "nada indicaba" que se tratara de un acto hostil de parte de Irán.

Los dos barcos de guerra entraron en aguas territoriales iraníes "en los alrededores de la isla de Farsi". "Fueron interceptados por las unidades de guerra de las fuerzas navales de los Guardianes de la Revolución, que los remolcaron hasta la isla", según un comunicado.

- Kerry expresa gratitud a Irán -

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, expresó este miércoles su "gratitud a las autoridades iraníes", por la "rápida" liberación de los 10 marinos estadounidenses.

"El hecho de que este asunto haya sido resuelto en forma pacífica y eficaz demuestra el papel crucial que jugó la diplomacia para mantener la seguridad y la fuerza de nuestro país", declaró Kerry en un comunicado. Kerry había telefoneado el martes por la noche a su par iraní Mohamad Javad Zarif.

Tras la liberación de los marinos, uno de los principales negociadores iraníes, Abbas Araghchi, afirmó que la entrada en vigor oficial del acuerdo nuclear debería intervenir a más tardar el domingo.

"La Agencia internacional de la energía atómica (AIEA) debe entregar su informe el viernes" para confirmar que Irán cumplió con sus compromisos, y el "viernes, sábado o domingo anunciaremos la entrada en vigor del acuerdo", dijo, según la prensa oficial.

EEUU e Irán rompieron relaciones en abril de 1980, poco después de la revolución islámica, pero los dos cancilleres están en contacto regular desde 2013, en el marco de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

En el pasado se registraron incidentes entre la marina estadounidense y las fuerzas navales de los Guardianes de la Revolución.

A fines de diciembre, un funcionario estadounidense afirmó que la marina iraní había efectuado disparos de prueba cerca de tres navíos estadounidenses y franceses, una información desmentida por los Guardianes de la Revolución.

El incidente del martes tuvo lugar en momentos en que Irán y las grandes potencias se preparan para implementar el acuerdo nuclear firmado el 14 de julio en Viena.

Irán se comprometió en Viena ante las grandes potencias a no desarrollar el arma atómica a cambio de un aligeramiento progresivo y controlado de las sanciones internacionales.

El acuerdo provocó la ira de los aliados tradicionales de Estados Unidos en la región, en particular de Arabia Saudita e Israel, que temen una reconciliación entre Estados Unidos e Irán.

El gobierno de Barack Obama niega que tenga en mente el restablecimiento de relaciones diplomáticas con la república islámica, pero al mismo tiempo busca un "equilibrio" en Oriente Medio, con la esperanza de resolver las guerras que afectan el área, en particular la que está devastando Siria desde hace casi cinco años, según expertos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP