Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Syria's deputy foreign minister Faisal Muqdad (L) welcomes Iranian Foreign Minister Mohammad Javad Zarif upon his arrival at Damascus international airport on August 12, 2015. Zarif is expected to discuss his government's proposal for ending Syria's civil war. AFP PHOTO / STR

(afp_tickers)

Irán, el principal aliado del régimen sirio en Oriente Medio, participará por primera vez el viernes en las conversaciones internacionales sobre el conflicto en Siria, un importante giro diplomático deseado por Moscú.

"Hemos recibido la invitación y se ha decidido que el ministro de Relaciones Exteriores participe en las conversaciones", dijo este miércoles la portavoz del ministerio Marzieh Afkham, citada por la televisión estatal.

Es la primera vez que Irán, aliado del régimen de Damasco, intervendrá en una reunión internacional sobre Siria, ya que Teherán no fue invitado a las conferencias que se celebraron en Ginebra en 2012 y 2014.

Los jefes de la diplomacia rusa, estadounidense, saudí y turca abordarán el conflicto sirio el jueves en Viena. Y el viernes se unirán a ellos sus homólogos iraní, egipcio, iraquí y libanés, "invitados por Estados Unidos", indicó una fuente diplomática rusa.

El viernes 23 de octubre ya hubo una primera reunión cuatripartita en un palacio de Viena, para estudiar cómo poner fin a la guerra civil en Siria.

Las dos grandes potencias rivales de la región, el reino de Arabia Saudí -bastión del wahabismo, una doctrina suní puritana basada en una interpretación literal del Corán- y la República Islámica de Irán, donde el poder está en manos de un régimen islamista chií, están en desacuerdo sobre Siria.

Riad apoya a grupos rebeldes y participa en los bombardeos aéreos liderados por Estados Unidos contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI). En cambio, Teherán apoya al régimen del presidente Bashar al Asad financiera y militarmente.

Oficialmente, Irán no envía soldados a Siria, sino sólo asesores que forman parte de los Guardianes de la Revolución, una unidad de élite de las fuerzas armadas iraníes. En un hecho sin precedentes desde que se inició el conflicto sirio, Irán anunció oficialmente desde principios de octubre la muerte de 15 iraníes en Siria.

Rusia reclamaba desde el inicio de este conflicto en 2011 la participación de Teherán en reuniones como la prevista en Viena, pero Estados Unidos se oponía firmemente. El martes, Washington anunció su cambio de posición al respecto.

"Esperamos que Irán sea invitado a participar", declaró el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

- El futuro de Asad sigue causando división -

Para Arabia Saudí, las conversaciones previstas en Viena permitirán saber si Rusia e Irán actúan con "seriedad", pero el subsecretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, advirtió que no cabe "esperar ninguna conclusión en las reuniones de Viena", las cuales "forman parte de un proceso para ver si se puede llegar a un acuerdo sobre la forma que podría tener una transición política".

Por el momento, el futuro de Asad divide a Rusia y Estados Unidos. El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, afirmó que Francia y sus aliados occidentales y árabes quieren negociar un "calendario preciso" para que el presidente sirio abandone el poder.

Sin embargo, el martes, el jefe de la agencia estadounidense de inteligencia, John Brennan, había dicho estar convencido de que los rusos pretendían lograr la renuncia de Asad para llegar a una solución del conflicto en Siria. "A pesar de lo que dicen, creo que los rusos no ven a Asad en el futuro de Siria", estimó Brennan. "La cuestión es en qué momento y cómo van a ser capaces de lograr que (Asad) salga de escena", dijo el jefe de la CIA. "Paradójicamente, creyeron que primero tenían que reforzar a Asad", explicó.

Rusia lanzó el 30 de septiembre una campaña de bombardeos en Siria contra el "terrorismo", pero Washington y sus aliados occidentales acusan a Moscú de apuntar principalmente a los grupos de oposición al régimen de Asad. El miércoles, Moscú afirmó haber bombardeado 118 objetivos "terroristas" en las últimas 24 horas.

Paralelamente, Estados Unidos expresó su intención de intensificar sus bombardeos contra el grupo EI en Siria e Irak y de aumentar el apoyo a los grupos rebeldes que combaten a los yihadistas.

En este contexto, Asad acusó nuevamente a las potencias occidentales de "apoyar al terrorismo, dándole una cobertura política a grupos terroristas en Siria y en la región", al entrevistarse con tres diputados franceses en Damasco.

AFP