El presidente iraní Hassan Rohani prometió el jueves venganza contra el "grupo mercenario" que mató la víspera a 27 miembros del cuerpo militar de élite iraní en un atentado suicida con coche bomba, y acusó a Estados Unidos e Israel de apoyar el "terrorismo".

El atentado se produjo contra el autobús que transportaba a los militares entre las localidades de Khash y Zahedán, en la provincia de Sistán y Baluchistán, en el sudeste del país.Se trata de uno de los ataques más letales contra el ejército de élite del régimen.

"La raíz principal del terrorismo en la región es Estados Unidos, los sionistas (Israel ndlr) y algunos países petroleros que los financian" acusó Rohani en una declaración antes de viajar a Sochi (Rusia) para una cumbre sobre Siria con los presidentes ruso y turco.

"Haremos pagar a este grupo mercenario por la sangre derramada de nuestros mártires" agregó el presidente iraní, citado por la agencia oficial Irna.

- "Derecho de actuar" -

El grupo yihadista Jaish al-Adl ("Ejército de la Justicia) reivindicó el atentado mediante un comunicado, informaron la agencia Fars y el Centro estadounidense especializado en la vigilancia yihadista (SITE).

Este grupo es considerado "terrorista" por Irán, y está formado por exintegrantes de una organización sunita extremista que encabezó una sangrienta rebelión en Sistán y Baluchistán hasta 2010.

En la provincia de Sistán y Baluchistán vive una importante comunidad sunita con lazos en el vecino Pakistán. La mayoría musulmana en Irán es chiita.

Teherán acusa a Estados Unidos, así como a Israel y a Arabia Saudita de apoyar a grupos terroristas.

Israel y Estados Unidos son enemigos de Irán, mientras que Arabia Saudita, país sunita, es el principal rival en Medio Oriente de la República islámica de Irán.

Rohani exhortó a los países vecinos a asumir "sus responsabilidades" y no permitir a los "terroristas" que utilicen su territorio para preparar ataques contra Irán.

"Si estos países no pueden detener a los terroristas, nos reservamos el derecho de actuar" advirtió.

- "No es coincidencia" -

Este ataque coincidió con el inicio de una conferencia multinacional en Varsovia sobre la situación en el Oriente Medio, una reunión convocada por Estados Unidos con el declarado objetivo de aumentar la presión sobre Irán, país al que Washington acusa de "desestabilizar" Medio Oriente.

El ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, afirmó en la red Twitter que "no es una coincidencia que Irán sea golpeado por el terror el mismo día" del inicio de esa conferencia, que calificó como un "circo".

En meses recientes, las fuerzas iraníes de seguridad y los Guardianes de la Revolución fueron objeto de varios ataques en Sistán y Baluchistán.

El 2 de febrero, un integrante de los Guardianes de la Revolución murió y otros cinco fueron heridos en un ataque en la localidad de Nikshar, situada en la misma provincia, en un atentado que también fue reivindicado por Jaish al-Adl.

El ataque más sangriento que ha sufrido en los últimos tiempos Irán fue en septiembre, cuando varios asaltantes mataron a 24 personas durante un desfile militar en la ciudad de Ahvaz (suroeste). El ataque fue reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) y por un grupo separatista árabe, "Resistencia nacional de Ahvaz".

Irán, aliado del presidente sirio Bashar al Asad, ayuda militarmente a su ejercito en su guerra contra los rebeldes y los yihadistas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes