Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen del Parlamento iraní tomada durante la ceremonia de toma de posesión para un nuevo mandato del presidente Hasan Rohani, el pasado 5 de agosto en Teherán

(afp_tickers)

El Parlamento de Irán respondió a las últimas sanciones impuestas por EEUU aprobando este domingo un aumento significativo de los fondos para su programa balístico y para su rama militar encargada de las operaciones exteriores.

En un contexto de creciente crispación entre ambos países desde que llegara Donald Trump a la presidencia de EEUU, el pasado enero, los diputados aprobaron por aplastante mayoría medidas para destinar 260 millones de dólares (220 millones de euros) al "desarrollo del programa de misiles" y una suma equivalente para la Fuerza Qods, la rama exterior de los Guardianes de la Revolución -el ejército de élite del régimen-, según la agencia oficial IRNA.

A mediados de julio, la administración estadounidense impuso nuevas sanciones jurídicas y financieras contra personas y entidades iraníes vinculadas con el programa balístico, prohibido por una resolución de la ONU, y con el cuerpo de los Guardianes de la Revolución.

Además, a finales de julio, el Congreso de EEUU votó sanciones contra Irán, al que acusó de desarrollar su programa balístico, violar los derechos humanos y apoyar grupos -como el Hezbolá libanés- clasificados como "terroristas" por Washington. El Departamento de Estado estadounidense considera a Irán como el "primer Estado que apoya el terrorismo" en el mundo.

"Los estadounidenses tendrían que saber que se trata solo de nuestra primera acción", advirtió el presidente del parlamento, Ali Lariyani, tras anunciar el voto de las medidas para "confrontar las acciones terroristas y aventureras de EEUU en la región".

Sin oposición alguna, 240 diputados (de los 244 presentes) votaron a favor del proyecto de ley. Tras el anuncio de los resultados, algunos parlamentarios gritaron: "Muerte a EEUU".

El proyecto votado por el Parlamento iraní "es apoyado por el Ministerio de Exteriores y el Gobierno", dijo este domingo Abas Araghchi, viceministro iraní de Exteriores y negociador de los acuerdos de Irán con las grandes potencias sobre el programa nuclear iraní.

"Forma parte de una serie de medidas propuestas por el comité de supervisión del JCPOA (Joint Comprehensive Plan of Action) para enfrentar la reciente ley del Congreso estadounidense", agregó Araghchi.

El JCPOA es el nombre del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní firmado en Viena el 14 de julio de 2015 entre Irán y el grupo 5+1, formado por los cinco países del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China) y Alemania.

Donald Trump ha criticado reiteradamente este acuerdo, al que calificó de "horrible", aunque de momento no ha planteado su anulación. Irán, que no tiene relaciones diplomáticas con EEUU desde 1980, asegura que las últimas sanciones estadounidenses suponen una "violación" del acuerdo.

El texto votado en el domingo en Teherán considera "todas las fuerzas militares y de los servicios de información estadounidenses como grupos terroristas" por su "apoyo implícito y explícito a grupos terroristas" y "a dictaduras y regímenes que violan los derechos humanos fundamentales" en Oriente Medio.

El proyecto de ley, que tendrá que ser ratificado por el Consejo de los Guardianes de la Constitución, solicita al ministerio de Relaciones Exteriores que publique una lista con las personas que se deberán sancionar, para confiscar sus bienes y bloquear sus transacciones financieras, excluyendo a los delatores que revelen "actividades ilegales, crímenes, torturas y fraudes electorales" de EEUU.

AFP