Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro iraní de Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh, en una reunión del Foro de Países Exportadores de Gas (GECF), el 21 de noviembre de 2015 en Teherán

(afp_tickers)

El ministro iraní de Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh, dijo este jueves durante los encuentros previos a la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena, que su país tiene "derecho" a aumentar su producción de crudo.

"No vamos a aceptar que se discuta el incremento de la producción iraní tras el levantamiento de las sanciones", dijo el ministro a la prensa. "Estamos en nuestro derecho de bombear más crudo", agregó.

Irán quiere aumentar su producción a principios de 2016, cuando se hayan levantado las sanciones internacionales, consecuencia del histórico acuerdo con las grandes potencias sobre su programa nuclear.

Zanganeh precisó que en un principio, el país busca elevar en medio millón de barriles por día su producción hacia inicios del próximo año, para después completar un incremento de un millón de barriles, bombeando en total 3,8 mbd. "No es aceptable, no es justo", agregó el ministro, quien dijo que no aceptaría presiones de otros países de la OPEP. A mediados de noviembre, Zanganeh había advertido de que no pediría autorización a la OPEP para aumentar su producción.

El ministro dijo este jueves que Teherán no es responsable de la actual caída de los precios del crudo, que desde mediados de 2014 han perdido cerca del 60% de su valor y cotizan en una horquilla de entre 40 y 45 dólares por barril. "Irán no tiene ninguna responsabilidad en esta caída. Esto es responsabilidad de los países productores de la OPEP y de otros que han producido por encima del límite" teórico fijado por el cartel, una cuota que en la anterior reunión semestral quedó fijada en 30 millones de barriles por día.

Los precios del crudo alcanzaron un nivel mínimo en seis años y medio, por la estrategia de Arabia Saudí de saturar el mercado para mantener la cotización baja y bloquear así la entrada al mercado de los productores de crudo de esquisto.

"Parece que el nivel de (producción) de petróleo de esquisto no ha bajado, pero tampoco ha aumentado significativamente", señaló Zanganeh. "Pero lo países miembros de la OPEP han perdido mucho dinero y no parece que podamos cambiar la situación a corto plazo", agregó.

La estrategia del cartel ha causado fricciones dentro de la organización, ya que los países más pobres, como Venezuela, que depende fuertemente de la renta petrolera para obtener divisas, defienden un recorte de la producción.

Venezuela, sexto mayor productor de la OPEP, llegó a Viena con la propuesta de reducir la producción un 5%, mientras que Ecuador, el miembro más pequeño del cartel, pide un recorte del 2%.

AFP