Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Tropas iraquíes celebran la recuperación de la localidad de Sharqat, antes en manos del EI, 80 km al sur de Mosul, el 22 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

El Gobierno iraquí prometió arrebatar a los yihadistas la estratégica ciudad de Mosul antes de fin de año, pero, para lograrlo, las fuerzas leales a Bagdad deben afrontar inmensos desafíos militares, políticos y humanitarios.

Coordinar tropas regulares de Bagdad, paramilitares chiíes y milicianos kurdos constituye una misión poco menos que imposible, desde el punto de vista militar, pero también por las diferentes agendas políticas. A ello, se suma el riesgo de un drama humanitario, con cientos de miles de civiles atrapados en medio de combates que se anticipan feroces.

Mosul, a orillas del río Tigris y en el corazón de la región petrolera, constituye el objetivo número uno de Bagdad contra los yihadistas del grupo Estado Islámico del "califato", que declararon en 2014 sobre vastos territorios de este país y de la vecina Siria.

La batalla parece inminente, afirmaron jefes militares de la coalición liderada por EEUU, que brindó apoyo aéreo para reconquistar a los yihadistas sucesivamente Faluya, Ramadí (ambas al oeste de Bagdad) y Tikrit, ya camino al norte petrolero.

Las tropas del Gobierno lograron el jueves dar otro paso más al retomar la ciudad de Shargat, 80 km al sur de Mosul y cercana a las carreteras que deberán servir para reabastecer las tropas cuando lancen su asalto contra la segunda ciudad más poblada de Irak.

Las fuerzas iraquíes deberían estar preparadas para lanzar la ofensiva "para comienzos de octubre", dijo el Jefe de Estado Mayor Conjunto estadounidense, el general Joseph Dunford.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, prometió que la ciudad sería reconquistada antes de que termine 2016.

Los expertos coinciden en que desde el momento en el que se inicie la ofensiva, pasarán semanas o incluso meses antes de que sea plausible recuperar Mosul, por lo cual el inicio del asalto debería ser inminente si se quieren cumplir los plazos.

- Difícil coordinación -

El desafío "más importante será lograr la coordinación entre las diferentes fuerzas participantes de la batalla", dijo a la AFP el experto iraquí en temas de seguridad, Jasim Hanoon.

En el ataque participarán el ejército y la policía iraquíes, los grupos paramilitares chiíes aliados del Gobierno y los combatientes kurdos iraquíes que responden a las autoridades locales: tres fuerzas que carecen de un mando unificado y que nunca han combatido juntas.

En el plano humanitario alrededor de 600.000 personas podrían verse forzadas a huir de sus hogares como consecuencia de la ofensiva, según estimaciones de fuentes militares y humanitarias.

"Las agencias humanitarias libran una carrera contrarreloj para prepararse a enfrentar las consecuencias de una campaña militar", afirmó la ONU.

Una vez iniciada la ofensiva, las tropas leales a Bagdad y sus aliados kurdos y chiíes deberán recorrer decenas de kilómetros atravesando las defensas del Estado Islámico antes de llegar a Mosul.

Si Bagdad mantiene la misma estrategia que en las reconquistas de otras ciudades, primero rodearán la urbe antes de lanzar el asalto final. Pero la posible presencia de armas químicas en manos del EI genera inquietud por el riesgo de que las utilice, afectando a la cercana y cercada población civil.

Este temor se acrecentó esta semana cuando portavoces estadounidenses dijeron que se habían detectado rastros de gas mostaza en obuses lanzados por yihadistas del EI en el norte del país.

- Problemas políticos -

Según el general estadounidense Dunford, el calendario de la batalla "ahora ya depende de una decisión política del primer ministro Haider al Abadi", pero la situación tiene complejidades político-diplomáticas.

Los combatientes kurdos, llamados a desempeñar un papel central en la batalla, reciben instrucciones y dependen de las autoridades del Kurdistán, una región autónoma del norte iraquí.

Las autoridades de Kurdistán y de Bagdad están en desacuerdo acerca de quiénes administrarán parte de los territorios liberados tras la reconquista de Mosul.

Otro punto espinoso es el papel de los grupos paramilitares chiíes de las Unidades de Movilización Popular. Estas, si bien en teoría están controladas por milicianos que responden al primer ministro, en la práctica las unidades operan en forma independiente o reciben órdenes del vecino régimen iraní.

Los responsables suníes del Gobierno de Bagdad se oponen a que se permita a las milicias chiíes ingresar en Mosul, una ciudad de mayoría suní.

En cualquier caso, una eventual victoria en Mosul de las fuerzas de Bagdad no pondrá fin a la amenaza del Estado Islámico, que probablemente recurrirá a la táctica de proseguir con una guerra de guerrillas, como ya hizo en casos anteriores.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP