Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen aérea de la Marcha Republicana del 11 de enero de 2015 en París en repulsa por los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo y una tienda de productos judíos

(afp_tickers)

Con once periodistas asesinados en 2015, Irak fue el país más peligroso para la profesión, seguido de Siria, Francia y México, según el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), que registró en total 67 reporteros muertos en el mundo.

La lista de países más peligrosos para los periodistas en 2015 la encabeza Irak (11 asesinados) y Siria (10), seguidos por Francia, que con 8 muertos ocupa el tercer lugar a causa del ataque contra el semanario Charlie Hebdo hace casi un año.

En México, el país más peligroso de América Latina, los Estados de Veracruz y Oaxaca, en el sur del país, son los más peligrosos para los reporteros, víctimas de las mafias o de dirigentes políticos locales cuyos actos de corrupción habían denunciado.

En otras épocas, los periodistas podían escapar de esos Estados para refugiarse en regiones "más tranquilas", pero el asesinato de Rubén Espinosa en la capital, el 31 de julio, "demostró que hoy en día no existe ningún refugio para los periodistas amenazados", indica RSF. Espinosa apareció muerto con heridas de tortura junto a cuatro mujeres en un apartamento de la capital mexicana. Había huido del Estado de Veracruz. Su muerte levantó una ola de indignación y puso en evidencia la vulnerabilidad de la profesión en México.

Según RSF, la ley de protección de periodistas aprobada días más tarde en el distrito de México "solo resultará eficaz si se extiende a otros Estados y si recibe medios eficaces de implementación". Detrás de México, Honduras es el otro país más peligroso para la profesión en América Latina, con 7 reporteros muertos en 2015.

En todo el mundo hay actualmente 54 periodistas tomados como rehenes, contra 40 en 2014, aunque este año hubo menos secuestros que el anterior, precisa RSF.

En total, 787 periodistas fueron abatidos en el mundo desde 2005 durante el ejercicio de su profesión.

La ONG deplora la falta de implicación de ciertos países para proteger a los periodistas y exige "una reacción que esté a la altura de la emergencia".

Si se suman a esta lista las "muertes sospechosas", RSF contabiliza un total 110 reporteros muertos. "Esta preocupante situación es imputable a una violencia deliberada contra los periodistas, y pone en evidencia el fracaso de las iniciativas destinadas a protegerlos".

AFP