Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, anuncia el 20 de agosto de 2017 el inicio de las operaciones en Tal Afar, en manos del grupo yihadista Estado Islámico

(afp_tickers)

Las fuerzas iraquíes lanzaron este domingo un asalto para recuperar la ciudad norteña de Tal Afar, en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI), después de haberlo expulsado de Mosul el mes pasado.

Según un fotógrafo de la AFP, los obuses de artillería caían sobre ambos lados de la línea del frente y la columnas de humo se elevaban por encima de Tal Afar, a 70 kilómetros al oeste de Mosul, segunda ciudad del país, que las fuerzas iraquíes recuperaron a principios de julio, en un duro golpe para los yihadistas.

El primer día de esta ofensiva hace temer un éxodo de desplazados.

En un discurso televisado este domingo, el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, vestido con uniforme militar y de pie frente a la bandera iraquí y un mapa del país, anunció "el comienzo de una operación para liberar Tal Afar", en manos del EI desde junio de 2014.

Las fuerzas de seguridad, apoyadas por la coalición internacional anityihadista liderada por Estados Unidos, lanzaron su ofensiva en tres frentes en la extensa llanura desértica de Nínive (norte).

"A los hombres de Dáesh les digo que no hay otra alternativa más que la rendición o la muerte", dijo, utilizando el acrónimo en árabe del EI.

"Hemos ganado todas nuestras batallas y Dáesh siempre ha perdido", añadió, antes de dirigir un mensaje a sus tropas: "el mundo entero está con vosotros".

- Escasez de agua y comida -

En ese momento, había unos 200.000 habitantes. Pero ahora es difícil determinar cuántos civiles quedan en Tal Afar. Según la coalición internacional, puede haber entre 10.000 y 50.000 en la ciudad y sus alrededores.

La coordinadora humanitaria de Naciones Unidas para Irak, Lise Grande, indicó que más de 30.000 personas ya habían huido de la zona y que la ONU se preparaba para "la llegada de otros miles", porque "la comida y el agua escasean" en Tal Afar.

Intentando escapar del EI y de los combates que acechan, "las familias caminan durante 10 y 20 horas bajo un calor extremo y llegan extenuadas y deshidratadas", añade en un comunicado.

Además responsables locales acusan a aproximadamente 1.000 yihadistas de la ciudad de usar a los civiles como escudos humanos.

Tal Afar es un lugar estratégico en la ofensiva contra el EI, tanto en Irak como en Siria, ya que era sobre todo un lugar de paso y de abastecimiento de armas y de hombres en el "califato" autoproclamado.

La "victoria decisiva" en Mosul "no marcó el fin del EI en Irak ni su amenaza mundial", previno la coalición. La reconquista de Tal Afar es "otro combate importante (...) para asegurar que el país y sus habitantes sean liberados al fin del EI", añadió en un comunicado el general estadounidense Stephen Townsend, jefe de las fuerzas de la coalición.

Además, la ocupación yihadista agravó las divisiones religiosas en Tal Afar. Antes de la entrada del EI, era un enclave chiita, mayoritariamente habitado por turcomanos, en la provincia de mayoría sunita de Nínive.

- Pueblo liberado -

En la batalla por Tal Afar, las diferentes unidades del ejército, policía y antiterrorismo actuarán en coordinación con el Hashed al Shaabi, las "Unidades de Movilización Popular", organización paramilitar dominada por milicias chiitas respaldadas por Irán, que dice haber movilizado a 20.000 combatientes alrededor de la ciudad.

"La victoria está cerca" en Tal Afar, una "ciudad iraquí tomada como rehén y humillada durante varios años por los ataques de los bárbaros", proclamó en un comunicado Ahmed Al Asadi, portavoz del Hashed.

Unas horas después del comienzo de la batalla, la policía federal comunicó que había recuperado el pueblo de Al Abra al Sghira, al oeste de Tal Afar.

Una vez que Tal Afar sea liberada, las autoridades iraquíes lanzarán en el sur un asalto para arrebatar a los yihadistas Hawijah, en la provincia de Kirkur, a 300 kilómetros al noroeste de Bagdad.

Los yihadistas todavía controlan áreas en Al Anbar, un provincia occidental en la frontera con Siria, que comporta grandes desafíos de seguridad.

El EI sufrió igualmente grandes pérdidas en Siria, donde los combatientes respaldados por Estados Unidos reconquistaron alrededor de la mitad de Raqa, la capital de facto de los yihadistas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP