Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La ciudad vieja de Jerusalén, con la Cúpula de la Roca y el Muro de las Lamentaciones, en una imagen del 5 de diciembre de 2017

(afp_tickers)

El Parlamento israelí aprobó este martes un proyecto de ley que dificulta una eventual división de la soberanía de Jerusalén entre Israel y los palestinos si se alcanzara un acuerdo de paz.

El proyecto, aprobado por 64 votos contra 51, prevé que cualquier cesión de una parte de Jerusalén a los palestinos necesite ser aprobada por dos tercios del Parlamento israelí.

La adopción de esta ley se produce pocos días después de una votación del comité central del Likud —el partido conservador del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu— de una resolución pidiendo acelerar la anexión de las colonias de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde hace 50 años.

El proyecto, presentado por un diputado del partido nacionalista Hogar Judío, prevé que cualquier cesión a los palestinos de lo que Israel considere como parte de Jerusalén necesitará una resolución votada a favor por dos tercios de la mayoría de los diputados.

Permite además modificar la definición "municipal" de Jerusalén, de forma tal que algunos sectores de la ciudad sean "declarados como entidades separadas", según un comunicado del Parlamento israelí.

Este proyecto destruye aún más la esperanza de una solución de dos Estados en el conflicto israelo-palestino, menos de un mes después de la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

Israel ocupa Jerusalén Este y Cisjordania desde la guerra de 1967. El 30 de julio de 1980, el Parlamento israelí aprobó la anexión de Jerusalén, decisión condenada por el Consejo de Seguridad de la ONU el 20 de agosto del mismo año.

Israel considera que su capital es el conjunto de Jerusalén, indivisible, mientras que los palestinos aspiran a que Jerusalén Este sea la capital de un futuro Estado.

"Hemos garantizado la unidad de Jerusalén", declaró en un tuit el ministro de Educación, Naftali Bennett, líder de Hogar Judío.

"El Monte de los Olivos, la Ciudad Vieja y la Ciudad de David seguirán siendo nuestros para siempre", agregó, refiriéndose a lugares situados en la parte palestina de Jerusalén, en el barrio de Silwan.

- 'Ley para impedir la paz' -

El diputado opositor Dov Jenin dijo que esta ley debía llamarse "ley para impedir la paz" y que teme que termine provocando "un baño de sangre".

Para el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erakat, los israelíes toman estas decisiones porque tienen el apoyo de Estados Unidos.

"La Administración estadounidense adopta la posición de la ocupación", afirmó a una cadena de radio, y aseguró que los palestinos "lucharán contra los intentos estadounidense e israelíes de imponer sus soluciones".

La decisión de Trump, anunciada el 6 de diciembre, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel rompe con décadas de diplomacia estadounidense e internacional.

Según el presidente palestino, Mahmud Abas, EEUU no puede desempeñar ningún papel histórico de mediador de paz. El lunes, lamentó que la Casa Blanca "rechace condenar las implantaciones de colonias israelíes, los ataques sistemáticos y los crímenes de la ocupación israelí contra el pueblo de Palestina".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP