Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajadores chinos de la construcción junto a maquinaria pesada, el 9 de diciembre de 2016 en Pekín

(afp_tickers)

Israel y China firmaron este domingo un acuerdo para contratar a 6.000 obreros chinos de la construcción, y así poder hacer frente a la falta de viviendas que ha disparado los precios en el país de Oriente Medio.

El acuerdo, firmado en Jerusalén por el ministro israelí de Construcción y Vivienda, Yoav Galant, y el viceministro chino de Comercio, Fu Ziying, fue cerrado el mes pasado durante la visita del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu a China, indicó un portavoz del gobierno.

Según la prensa israelí, el acuerdo incluye una cláusula para que ninguno de los trabajadores chinos trabaje en la Cisjordania ocupada.

Oded Revivi, un representante de los colonos israelíes en los Territorios Palestinos, lamentó el domingo que "el gobierno que lucha contra el boicot de esta región [la Cisjordania ocupada] por parte de estados extranjeros, participe a su vez en ese boicot".

Los precios de la vivienda en Israel no paran de subir desde 2008, según datos del Banco Central, y han provocado una ola de manifestaciones sin precedentes desde 2011.

Miles de obreros extranjeros de la construcción, todos de países del este de Europa, están trabajando en Israel.

La construcción de viviendas en las colonias, donde viven unos 400.000 israelíes, representan el 3% del conjunto de obra nuevas en Israel.

Israel ha llegado a acuerdos bilaterales para permitir la llegada de trabajadores de Tailandia y Sri Lanka en el sector de la agricultura, y con Bulgaria, Moldavia y Rumanía para el sector de la construcción.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP