Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un combatiente palestino de las Brigadas Al Quds, brazo armado del movimiento Yihad Islámica, en un túnel destinado al almacenamiento de armas, el 3 de marzo de 2015, durante una sesión de entrenamiento en el sur de la Franja de Gaza

(afp_tickers)

Un informe oficial publicado este martes en Israel acusa al primer ministro, Benjamin Netanyahu, y a sus generales de haber preparado mal al ejército frente a la amenaza "estratégica" de los túneles de guerra del movimiento islamista palestino Hamás en el conflicto en la Franja de Gaza de 2014.

"Los responsables políticos y militares y los servicios de inteligencia estaban informados de la amenaza que representaban los túneles e incluso la calificaron de 'estratégica'", afirma un informe de los servicios del auditor del Estado Yossef Shapira, encargado de examinar la acción del Gobierno.

"Sin embargo las acciones llevadas a cabo frente a esta amenaza no corresponden a esta definición", agrega.

Según el documento, el primer ministro y el entonces ministro de Defensa, Moshé Yaalon, "no se preocuparon de que el ejército dispusiera de planes operacionales para combatir los túneles en zonas urbanas".

Tras la publicación del informe, Netanyahu rechazó rápidamente las conclusiones. La guerra contra Hamás es "el golpe más duro de su historia", dijo el primer ministro en su cuenta de Facebook. Prueba de ello es la "calma sin precedentes" que reina desde 1967 en la frontera con la Franja de Gaza, agregó.

En relación a las lecciones aprendidas de la guerra, estas ya habían sido aplicadas discretamente pese a no constar en el informe del auditor del Estado, aseguró el primer ministro.

El informe aborda la ofensiva israelí de 2014 en una dimensión más bien política y no operacional, que examina el proceso de decisión del antes y el después de la campaña militar, en particular sobre los túneles.

Los soldados israelíes que participaron en la guerra de julio-agosto de 2014 tuvieron que lidiar con los túneles militares de Hamás en lo que, junto con los cohetes, es una de las armas estratégicas de su adversario.

El documento analiza la más mortífera de las tres guerras del ejército israelí en la Franja de Gaza desde que Hamás, enemigo histórico de Israel, tomase el poder en 2007.

Una guerra que dejó 2.251 muertos del lado palestino, entre los cuales 551 fueron niños, y más de 10.000 heridos, según la ONU, además de los 74 muertos israelíes, entre los cuales 68 soldados.

La amenaza de los túneles se conocía desde hacía tiempo. Netanyahu y Yaalon solo informaron sin embargo en términos "vagos y generales" de la gravedad del asunto a los miembros del gabinete responsable de las cuestiones de seguridad, prosigue el informe.

Si hubiera estado mejor informado, el gabinete habría podido presionar al jefe de Gobierno y a los generales, sugiere el texto.

El primer ministro y el entonces ministro de Defensa no proporcionaron a los miembros del gabinete de seguridad las "informaciones esenciales" necesarias para tomar "decisiones juiciosas" sobre la situación de Gaza antes del inicio de la ofensiva, continúa.

- Elecciones anticipadas -

El informe se publica en un momento en que Netanyahu está bajo presión del ala derecha de su Gobierno y por investigaciones policiales por presunta corrupción.

Israel está acostumbrado desde hace años a las elecciones anticipadas y los adversarios de Netanyahu se concentran en atacar a un jefe de Gobierno que debe su longevidad en el poder a su reputación sobre la gestión eficaz de los temas de seguridad.

Desde finales de agosto de 2014, Israel y Hamás se rearman de cara a la próxima contienda, que ninguno de los dos parece querer.

El actual ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, advirtió de que la próxima campaña contra Hamás sería la última.

Hamás afirma por su parte que continúa construyendo túneles, una pesadilla para los vecinos israelíes más cercanos a la Franja de Gaza.

Los israelíes no olvidaron el vídeo que muestra a combatientes palestinos infiltrándose por un túnel a Israel para más tarde matar a cinco soldados durante la guerra.

El ministro de Educación, el nacionalista y religioso Naftali Bennet, que le disputa al primer ministro el ala más a la derecha del electorado israelí, debería ser uno de los primeros en ufanarse de haberse enfrentado entonces a Netanyahu y a los generales y de haber reclamado un plan contra los túneles.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP