Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder del movimiento Movimiento Islámico, Raed Salah, el 17 de noviembre de 2015 en Nazaret, en Israel, después de que las autoridades israelíes prohibieran el movimiento, acusado de incitar a la violencia

(afp_tickers)

Israel anunció este martes la prohibición de una organización islámica acusada de incitar a árabes israelíes y a palestinos a la violencia, propagando "mentiras" sobre la Explanada de las Mezquitas, reciente escenario de enormes tensiones.

La medida afecta al "ala norte" del Movimiento Islámico en Israel, cuyos locales y los de sus asociaciones afines fueron registrados en varias ciudades durante la noche del lunes a este martes, según la policía.

"Cualquier persona que pertenezca a esta organización o cualquier persona que le preste servicios o actúe dentro de su marco comete desde ahora un delito que puede ser condenado con una pena de cárcel", indicó el comunicado gubernamental, que precisa se incautaron de todos los bienes de la organización.

El jefe de esta organización, Raed Salah, fue condenado el 28 de octubre pasado a 11 meses de cárcel por haber llamado en 2007 a "todos los musulmanes y árabes a ayudar a los palestinos y a lanzar una intifada islámica" por Jerusalén y la Explanada, el tercer lugar más sagrado del Islam. Raed Salah calificó la medida de prohibir su organización de "injusta e inaceptable" y aseguró que fue convocado con otros dos responsables por la policía en Haifa.

En los registros en los locales de la organización y de las 17 asociaciones afines, en especial en Um el Fahem, la mayor ciudad árabe israelí, la policía se incautó de dinero, documentos y ordenadores. Todas sus cuentas bancarias fueron congeladas.

Esta prohibición se produce en momentos en que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, está decidido a endurecer la represión para acabar con la ola de violencia que, desde el 1 de octubre, ha dejado 83 muertos del lado palestino --entre ellos un árabe israelí-- y 12 del lado israelí.

Pero esta prohibición se produce cuando un cierto retorno a la calma se percibe en Jerusalén Este, la parte palestina ocupada y anexionada por Israel de la Ciudad Santa.

- Campaña de mentiras -

En su comunicado, el Gobierno explica su decisión: "La rama norte del Movimiento Islámico dirige desde hace años una campaña mentirosa de incitación a la violencia bajo el tema 'La mezquita de Al-Aqsa (en la Explanada) está en peligro', en la que acusa falsamente a Israel de querer perjudicar a la mezquita y violar el statu-quo". "Estas actividades provocaron un incremento significativo de las tensiones en el Monte del Templo" (el nombre con el que los judíos designan a la Explanada), añade el texto.

El Gobierno israelí acusa además a esta organización de "colaborar estrechamente y en secreto" con los islamistas palestinos del Hamas, en el poder en la Franja de Gaza, y de pertenecer a la "corriente islamista extremista del movimiento de los Hermanos Musulmanes".

Según el ministro israelí de Seguridad Interior, Gilad Erdan, "el Estado de Israel debe (...) estar en la vanguardia de la lucha contra el extremismo islamista, cuyos emisarios masacran a inocentes en París, Nueva York, Madrid y en Israel". "El Movimiento Islámico, el Hamas, Daech (acrónimo en árabe del grupo Estado Islámico) y otras organizaciones tienen una ideología común, que origina los atentados en todo el mundo y la ola de terrorismo actual en Israel", añade Erdan en un comunicado.

El Movimiento Islámico era antes una única organización que promovía el islam entre los árabes israelíes, pero se escindió en dos entidades distintas en los años 90. Solamente su "rama sur" participa hoy en las instituciones israelíes.

AFP