Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, anuncia el 24 de octubre de 2015 en el aeropuerto civil de Amán un acuerdo entre Jordania e Israel para establecer nuevas medidas que regulen la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, anunció este sábado en Amán un acuerdo entre Jordania e Israel para establecer nuevas medidas que regulen la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, para intentar acabar con la violencia entre israelíes y palestinos.

Se espera que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anuncie estas medidas en la noche de este sábado, declaró Kerry junto a su homólogo jordano, Naser Judé, a la salida de una reunión con el rey de Jordania, Abdalá II.

Tanto los palestinos como Jordania acusan a Israel de querer cambiar los términos que desde 1967 rigen la Explanada, donde se encuentra la mezquita de Al Aqsa, y dividirla entre judíos y musulmanes, algo que Israel niega.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, pidió a Estados Unidos que trabaje para devolver el 'statu quo' a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, durante una reunión con Kerry.

"Netanyahu ha cambiado el 'statu quo' de la mezquita de Al Aqsa. Por eso, tanto nosotros como Jordania pedimos al socio estadounidense que restablezca la situación (...) anterior", declaró Saeb Erakat, negociador jefe de la Autoridad Palestina, a la salida del encuentro entre el presidente Abas y Kerry, quien no hizo declaraciones. "Netanyahu juega con las palabras (...) y finge que la situación (de Al Aqsa) no ha cambiado", añadió Erakat.

Por su parte, el portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina, dijo a la AFP que Abas insistió en su conversación con Kerry en "la necesidad de preservar el 'statu quo' histórico", en virtud del cual, el Wafq, el órgano jordano que gestiona los bienes religiosos musulmanes, tiene "la total responsabilidad de Al Aqsa desde hace décadas".

Según el portavoz, "Israel cambió (el 'statu quo') el año 2000 al dar el control de la Explanada a la policía israelí, que desde entonces gestiona el acceso y controla las visitas de los no musulmanes".

El Cuarteto (Rusia, EEUU, Unión Europea y ONU), que media en el conflicto palestino-israelí, instó a Israel en un comunicado el viernes a cooperar con Jordania y mantener el 'statu quo', según el cual, solo los musulmanes pueden rezar en la Explanada.

- Continúa la violencia -

El control y el acceso a la Explanada de las Mezquitas es el catalizador de la oleada de violencia que desde el 1 de octubre golpea Jerusalén, los Territorios Palestinos e Israel.

Antes de iniciar la reunión, Kerry y Abas expresaron su esperanza de encontrar una solución que ponga fin a la violencia, en un momento en que la comunidad internacional presiona al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y a la Autoridad Palestina, para evitar que la tensión se generalice. "No perdemos la esperanza", declaró Abas ante los periodistas. "Estoy lleno de esperanza", confirmó Kerry.

Poco después del inicio del encuentro entre Abas y Kerry, un palestino murió por disparos israelíes después de intentar apuñalar a un guardia de una empresa privada en servicio en un puesto de control entre el norte de la Cisjordania ocupada e Israel, según la policía israelí. Con la muerte de este sábado, el balance de palestinos abatidos desde inicios del mes ascendió a 52. Algunos de ellos fueron considerados los presuntos autores de ataques que dejaron ocho muertos entre los israelíes en el mismo periodo.

El viernes se habían producido nuevos enfrentamientos en la Franja de Gaza, cuando unos jóvenes palestinos lanzaron piedras a los soldados israelíes cerca de la valla de seguridad que rodea el territorio. Los soldados respondieron con disparos que dejaron 65 heridos, entre ellos tres periodistas y cuatro socorristas, según fuentes médicas palestinas.

En la Cisjordania ocupada, también se registraron violentos choques entre el ejército israelí y los palestinos, principalmente cerca de Hebrón. Veinte palestinos resultaron heridos por disparos, según los servicios de rescate palestinos.

Asimismo, una israelí y sus dos hijas pequeñas resultaron heridas en Cisjordania cuando su vehículo fue atacado con un cóctel molotov, informó el ejército israelí.

Los movimientos palestinos habían convocado una "Jornada de cólera" en la Franja de Gaza y Cisjordania, como viene siendo habitual tras el rezo del viernes.

Por el contrario, la situación estaba en calma en la Ciudad Vieja de Jerusalén, por la que se accede a la Explanada de las Mezquitas. Unos 25.000 musulmanes participaron en el rezo, frente a los 10.000-15.000 habituales, dijo a la AFP el jeque Azam Al Jatib, responsable de la fundación que administra la Explanada.

AFP