Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro italiano de Asuntos Exteriores, Paolo Gentiloni, a su llegada a un Consejo Europeo de ministros del ramo en Ámsterdam, el 6 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Italia advirtió este lunes a Egipto que no acepta "medias verdades" sobre los responsables de la tortura y muerte del estudiante Giulio Regeni en ese país, en tanto las autoridades egipcias rechazaron que hayan sido sus fuerzas de seguridad.

"No vamos a aceptar medias verdades (...). Queremos que sean identificados y castigados de acuerdo a la ley los verdaderos culpables", advirtió el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Paolo Gentiloni, en una entrevista al diario La Repubblica

La horrible muerte de Regeni, un doctorando de la Universidad de Cambridge, de 28 años de edad, que realizaba su tesis sobre los sindicatos obreros egipcios, ha causado indignación en Italia.

La tensión diplomática entre los dos países ha aumentando, sobre todo después de que medios de comunicación publicaran detalles horripilantes de las torturas aplicadas al estudiante.

La prensa italiana apunta directamente como responsables a las fuerzas de seguridad egipcias, después de que se conocieran los primeros resultados de la autopsia realizada en Roma.

El ministro del Interior egipcio, Magdy Abdel Ghaffar, rechazó este lunes esas acusaciones y tildó de "rumores" y "especulaciones incorrectas" las informaciones que indican que fue arrestado y torturado hasta morir por la policía. "Eso nunca ocurrió", afirmó el ministro en rueda de prensa ante la pregunta de un periodista.

Defensores de derechos humanos y opositores egipcios afirman que Regeni fue detenido por la policía o los servicios de inteligencia, que lo torturaron para obtener información.

El estudiante italiano desapareció misteriosamente el 25 de enero en el centro de la capital egipcia y su cuerpo fue hallado nueve días después en una zanja, semidesnudo y con señales de torturas.

Un equipo de expertos italianos se encuentran en El Cairo desde el viernes para investigar el caso.

"Todo parece indicar que las investigaciones siguen direcciones opuestas: para los egipcios se trata de un crimen de la delincuencia común, para los italianos de un homicidio político", explicó el principal informativo de la televisión pública, TG1.

El cuerpo de Regeni fue repatriado el sábado, tras lo cual fue trasladado a una universidad romana para una segunda autopsia, tras la realizada en El Cairo.

Según los informes preliminares, la muerte fue causada por un golpe violento en la base del cráneo, presenta fracturas múltiples, quemaduras de cigarrillos, las dos orejas amputadas y otros abusos.

Según el diario La Repubblica, los verdugos arrancaron todas las uñas de los pies y de las manos del joven.

- Intereses económicos -

Para el ministro italiano del Interior, Angelino Alfano, los resultados de la autopsia son como "un puntapié en el estómago" y tildó a los asesinos de "animales".

Los funerales del estudiante se celebrarán el viernes en su ciudad natal, Fiumicello, en el norte de la península.

Italia presiona para conocer la verdad, ya que tiene importantes intereses económicos en Egipto.

El gigante de la energía Eni tiene previsto comenzar este año las primeras perforaciones de uno de los mayores yacimientos de gas natural del mundo, lo que podría revolucionar el paisaje energético de ese país.

Por otro lado, Italia necesita el apoyo político de El Cairo en caso de que decida encabezar una fuerza internacional en Libia.

"Egipto es nuestro socio estratégico y es clave para la estabilidad de la región", reconoció Gentiloni.

"Pero aquí nos encontramos ante un problema diferente. Italia tiene el deber de defender a sus ciudadanos y garantizar a las víctimas de un delito de que los autores sean llevados ante la justicia", insistió.

La policía egipcia sostiene que todas las hipótesis permanecen abiertas, aunque círculos diplomáticos en El Cairo señalan a la policía, conocida por las detenciones arbitrarias, la violencia y la tortura.

"Giulio era uno de nosotros, y murió como nosotros", rezaba una pancarta durante el homenaje que le rindieron sus amigos ante la embajada de Italia en El Cairo.

"Creímos que había sido interrogado, pero eso no se ha probado", insistió el domingo el ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Shukri, quien pide tiempo para aclarar el crimen, una manera de empantanar la investigación, según la prensa.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP