Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El barco italiano de rescate Vos Prudence, operado por Médicos sin Fronteras, llega al puerto de Salerno (Italia) con 935 migrantes rescatados del Mar Mediterráneo el 14 de julio de 2017

(afp_tickers)

El Gobierno italiano se congratuló el domingo por la intensificación, por parte de Trípoli, del control de las aguas libias, mencionando "un reequilibrio en el Mediterráneo" para reducir las salidas de migrantes.

"El gobierno libio de Fayez Al Sarraj pidió ayuda a Italia y está dispuesto a poner en marcha la zona SAR en sus aguas, colaborar con Europa e invertir en guardacostas: todo esto es una muestra de un reequilibrio en el Mediterráneo", declaró el ministro italiano de Relaciones Exteriores, Angelino Alfano, en una entrevista publicada el domingo en el diario La Stampa.

La Marina libia anunció el jueves la creación, frente a sus costas, de una zona de búsqueda y rescate (SAR), a la que no podrán acceder navíos extranjeros sin autorización, en particular, los de las oenegés que patrullan para socorrer a migrantes.

A raíz de esta medida, la oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció el sábado que suspendía sus operaciones temporalmente, mientras que Sea Eye hizo lo propio el domingo.

Para Angelino Alfano, "la decisión de MSF también entra en el marco de un reajuste de los equilibrios: esas aguas no son de nadie, sino de Libia".

"Debemos evitar las muertes en el mar reduciendo las salidas y contribuyendo económicamente para que los campamentos [de migrantes] en Libia tengan las normas adecuadas", juzgó el ministro.

AFP