Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El mulá Krekar, también llamado Najmuddin Ahmad Faraj, el 14 de agosto de 2015 en un tribunal de Oslo. La policía italiana anunció el 12 de noviembre de 2015 el desmantelamiento de una red yihadista europea que intentaba liberar a este líder

(afp_tickers)

La policía italiana desmanteló este jueves una red yihadista que operaba en toda Europa acusada de planear el secuestro de diplomáticos a cambio de la liberación del 'mulá Krekar', su líder religioso, detenido en Noruega.

En total 17 personas recibieron órdenes de captura y 13 fueron detenidas en Italia, Reino Unido, Noruega, Finlandia y Suiza en el marco de una compleja investigación iniciada hace cinco años por la fiscalía de Roma contra la "asociación internacional con fines terroristas".

"Ha sido una de las operaciones de policía más importantes que se han hecho en Europa en los últimos 20 años", aseguró en una conferencia de prensa el general Giuseppe Governale, responsable del grupo de operaciones especiales (ROS) de los carabineros italiano.

Según los investigadores, todos los detenidos son discípulos de Najmuddin Ahmad Faraj, llamado 'mulá Krekar', un predicador fundamentalista kurdo iraquí de 59 años instalado en Noruega desde 1991.

"Se desmanteló una célula con ramificaciones en Italia, Reino Unido, Noruega, Finlandia, Suiza y Alemania", explicó Governale.

En Italia, la organización tenía su base en la provincia norteña de Bolzano, donde fue detenido Abdul Rahman Nauroz, acusado de reclutar voluntarios para el conflicto a través de internet e impartiendo lecciones en su apartamento de Merano.

La red se comunicaba a través de plataformas pocos conocidas en internet que las autoridades consiguieron interceptar para impedir así el "proceso de reclutamiento y envío de combatientes al extranjero".

Varios miembros de la organización fueron a luchar en Irak y Siria con el grupo Estado Islámico (EI) y al menos dos murieron en combate.

Según Governale, el grupo quería seguir enviando combatientes al extranjero y quería cometer atentados, en particular para intentar liberar a su controvertido jefe espiritual.

"Al menos cinco kurdos iraquíes fueron enviados a zonas de combate, y tenemos la certeza de que dos de ellos murieron allí", precisó el general.

- La red del 'mula Krekar' -

La célula estaba planeando "ataques en Medio Oriente contra diplomáticos noruegos y británicos, en particular contra las sedes de las embajadas de esos países y también atentados contra de parlamentarios de Noruega", precisó.

En Noruega, el mulá Krekar, antiguo líder del grupo kurdo integrista Ansar al-Islam, está considerado una amenaza para la seguridad nacional y en 2003 se decretó su expulsión, que todavía no se ha podido ejecutar por la falta de garantías sobre su seguridad en Irak, donde está condenado a muerte.

Según la misma fuente, los miembros reclutados para la organización estaban dispuestos al martirio.

"Muchos kurdos quieren pagar tributo a su Dios, a su religión y aceptan el sacrificio", sostiene Governale.

Para los carabineros italianos, la célula es un modelo de organización "terrorista, entre las más peligrosas para las sociedades occidentales".

Los detenidos, según las escuchas de conversaciones efectuadas por Skype y divulgadas por la prensa italiana, se definían un "equipo secreto" dispuesto a desatar una guerra en Europa.

"Si le ocurre algo al mulá Krekar, Noruega se convertirá en un Líbano, las explosiones se extenderán por todo el país", amenazaban.

El 'mulá Krekar' fue acusado en el pasado por EEUU de entrenar a suicidas musulmanes para cometer actos "terroristas" contra tropas estadounidenses en el norte de Irak en 2002 y de tener relación con la organización yihadista Al Qaida.

La situación del mulá ha sido fuente de polémica continua en la última década en Noruega, y su expulsión, un caso de Estado.

Los servicios de inteligencia europeos habían alertado sobre su rol como mentor de jóvenes islamistas.

AFP