Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, estrecha la mano al primer ministro japonés, Shinzo Abe, antes de una reunión en Vladivostok, Rusia, el 7 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

El primer ministro japonés y el presidente surcoreano, directamente afectados por la amenaza nuclear norcoreana, pidieron este jueves nuevas sanciones contra Corea del Norte a Vladimir Putin, a pesar de que el presidente ruso cree que son ineficaces y aboga por el diálogo.

Tanto el japonés Shinzo Abe como el surcoreano Moon Jae-in apoyan el embargo petrolero que reclama EEUU ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Rusia insiste en la necesidad de hablar con Pyongyang, igual que China, aunque ésta dio su acuerdo este jueves a las "medidas necesarias" de Naciones Unidas.

"La comunidad internacional debe unirse para poner la máxima presión posible sobre Corea del Norte", dijo Abe en un discurso durante un foro económico en Vladivostok, en el Extremo oriente ruso, en el que participó junto a Putin y Moon Jae-in.

"Tenemos que forzar a Corea del Norte a aplicar inmediata y plenamente todas las resoluciones apropiadas del Consejo de Seguridad de la ONU y a abandonar su programa de misiles nucleares de manera completa, verificable e irreversible", insistió.

Corea del Norte anunció el domingo haber llevado a cabo con éxito un ensayo nuclear con una bomba H, la más potente probada hasta ahora por el régimen de Pyongyang, y desató una ola de condenas internacionales.

Según Japón, este ensayo generó una potencia de 160 kilotones, diez veces más que la bomba estadounidense lanzada sobre Hiroshima en 1945.

En lugar de dar marcha atrás frente a la oleada de críticas internacionales, Pyongyang organizó el miércoles grandes ceremonias de homenaje a los científicos que realizaron el ensayo, con fuegos artificiales y ante una masiva concurrencia.

- "El mayor castigo" -

El presidente surcoreano, que había pedido tras el ensayo que se infligiera "el mayor castigo" a Corea del Norte, afirmó este jueves que "ha llegado el momento de sanciones más severas", y esperó que estas medidas fueran apoyadas por Rusia.

Junto a él, Putin mantuvo su posición de oponerse a las sanciones y abogar por el diálogo. "Con estos actos Pyongyang crea desde luego una grave amenaza para la paz y la seguridad en la región", admitió.

"Pero estoy convencido de que se podrá evitar un conflicto a gran escala (...) en la región y que podremos resolver el conflicto a través de medios diplomáticos", añadió el mandatario ruso, apelando al "sentido común".

Horas después, su portavoz, Dimitri Peskov, consideró "prematuro dar conclusiones" respecto al proyecto estadounidense, y llamó a "esperar el balance de la reflexión" actual.

- 'Medidas necesarias' -

Estados Unidos, sus aliados europeos y Japón están negociando nuevas sanciones de la ONU contra Corea del Norte, pero la posición de Rusia y China —ambos con derecho de veto en el Consejo de Seguridad— sigue siendo incierta.

Rusia y China abogan por una "doble moratoria", es decir, de los ensayos norcoreanos pero también de las maniobras militares conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur, algo que rechazan Washington y Seúl por considerarlas una "necesaria disuasion".

El presidente chino, Xi Jinping, y la canciller alemana, Angela Merkel, también mantuvieron una conversación telefónica este jueves en la que defendieron un "incremento de las sanciones contra Corea del Norte", si bien abogaron por "promover el diálogo para encontrar una solución pacífica" al conflicto.

Por su parte, la máxima responsable de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, anunció este jueves que está preparando nuevas sanciones contra Corea del Norte para completar las que ya impone la ONU.

"El trabajo para preparar nuevas sanciones de la UE comenzará", declaró Mogherini tras haber consultado a los ministros de Exteriores de los 28 países del bloque, reunidos en Tallin.

Los europeos también reiteraron su "apoyo al Consejo de Seguridad de la ONU" para que adopte medidas de "restricción económica" contra Pyongyang, añadió la jefa de la diplomacia europea.

Entretanto, Seúl y Washington concluyeron el jueves en Corea del Sur el despliegue del escudo antimisiles estadounidense Thaad para detener la amenaza norcoreana, a pesar de las protestas diplomáticas de China.

Sin embargo, el presidente de EEUU, Donald Trump, partidario de una línea dura, pareció moderar sus declaraciones beligerantes de los últimos días, y afirmó que una acción militar no es su "primera opción".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP