Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Jaroslaw Kaczynski, líder del partido conservador Derecho y Justicia (PiS), felicitado por su sobrina Marta, hija de su fallecido hermano gemelo, Lech, al anunciarse los sondeos a pie de urna de las elecciones, el 25 de octubre de 2015 en Varsovia

(afp_tickers)

Jaroslaw Kaczynski, cuyo partido ganó por mayoría absoluta las legislativas del domingo, quiere relanzar una Polonia conservadora, católica, preocupada por sus intereses en la Unión Europea y solidaria con los desfavorecidos.

Consciente de que su triunfo genera rechazo en una parte del electorado, el presidente del partido Derecho y Justicia (PiS) trató de tranquilizar a los polacos. "No habrá la menor venganza" y "nada de patadas a los que cayeron", dijo. En el parlamento, añadió, "tenderemos la mano a todos aquellos que quieran cambiar Polonia". Esta frase podría dejar entrever su intención de buscar una mayoría de dos tercios en el parlamento para modificar la Constitución y dar a Polonia un régimen más presidencial, lo que sus rivales denuncian como peligroso para la democracia.

Jaroslaw Kaczynski, de 66 años, fue jefe de gobierno entre 2006 y 2007, bajo la presidencia de su hermano gemelo, Lech, fallecido en un accidente de aviación ocurrido en Rusia en 2010.

Además, ya anunció quién será su futura primera ministra, Beata Szydlo.

Kaczynski desapareció del mapa durante la campaña de su candidato Andrzej Duda, de 43 años, de quien es mentor, y que ganó este año las elecciones presidenciales con el 51,55% de los votos, derrotando al jefe de Estado saliente, el centroderechista Bronislaw Komorowski. Dejó un rol especial a Szydlo, una parlamentaria casi desconocida para el gran público. Pero después Kaczynski aparecería en primera línea rechazando acoger a los refufiados de Oriente Medio y África, una táctica que le dio muchos réditos políticos.

Szydlo, de 52 años de edad, ha sido designada primera ministra por adelantado por el propio líder, también su mentor. "No hubiéramos obtenido este triunfo magnífico sin las decisiones tomadas por Jaroslaw Kaczynski", declaró ésta tras conocerse los resultados a pie de urna.

Hija de un minero, diplomada en Etnografía por la Universidad Jagellonne de Cracovia, comenzó su carrera política al ser elegida alcaldesa de la pequeña ciudad de Brzeszcze, en el sur de Polonia. Desde 2005, es diputada del PiS y vicepresidenta del partido.

En el parlamento, Szydlo ha defendido las posiciones conservadoras del PiS, cercanas a las del episcopado sobre cuestiones como el aborto, la fecundación in vitro y la Convención del Consejo Europeo sobre la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Además, el PiS sacó una importante ventaja a sus rivales liberales centristas de la PO, al estar desgastados por el poder y 'abandonados' hace un año por su carismático líder Donald Tusk, actualmente presidente del Consejo Europeo.

El avance del PiS se explica por su dinámica campaña y por sus numerosas promesas, tan tentadoras como difíciles de cumplir: bajada de los impuestos y de la edad de jubilación y aumento de las prestaciones familiares.

Los gemelos conservadores Kaczynski fueron muy criticados desde todos los frentes por sus tendencias autoritarias y su desprecio hacia ciertas reglas democráticas durante su gobierno, entre 2006 y 2007.

AFP