Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Jeb Bush, candidato republicano a presidente de Estados Unidos en una reunión en Concord en el estado de New Hampshire en Estados Unidos el 5 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Muy mal posicionado en la carrera hacia la Casa Blanca, Jeb Bush afirmó el viernes que no tiene la intención de abandonarla, pese a las críticas y las presiones, y hasta su madre de 90 años y su hermano George W. Bush se sumaron a su campaña para ayudarlo.

Inicialmente con un apoyo financiero colosal y la bendición de la cúpula del Partido Republicano, el exgobernador de Florida (1999-2007) parecía ser la mejor carta republicana para reconquistar la presidencia de Estados Unidos.

Pero aún no ve la luz: su pobre desempeño en los debates y una campaña sin empuje le han valido cifras calamitosas en los sondeos.

En Iowa, primer estado en votar el lunes, quedó sexto con menos del 3% de los votos. En New Hamsphire, el próximo estado en votar el martes venidero, los sondeos lo ubican quinto, con menos del 10% de la intención de voto.

Estas cifras lo sitúan muy lejos del magnate Donald Trump o del senador Marco Rubio, la nueva esperanza del establishment republicano desde que obtuvo mejores resultados de lo esperado en Iowa.

Pero Jeb Bush se aferra. "Yo probé que era un líder. Elegimos un presidente, no un elegido de base en el Senado" dijo en un ataque directo contra su rival de origen cubano Rubio, en una entrevista divulgada el viernes en la cadena CBS.

"Algunos son oradores con talento, pero no han hecho nada en su vida que permita creer que pueden tomar una decisión difícil", afirmó.

Y descartó renunciar a la contienda si llega a ser superado por el telegénico senador de Florida en New Hampshire (noreste).

"Claro que no", afirmó Bush, subrayando que recién comienza el proceso de las primarias, que permitirá designar en julio los candidatos republicano y demócrata para suceder al presidente Barack Obama.

- "Es lo que EEUU necesita" -

Su madre Barbara, de 90 años, todavía muy popular entre los republicanos, lo acompañó a la entrevista en CBS. En un inicio, ella estaba en contra de esta tercera candidatura de un Bush a la presidencia, después de su marido George Herbert (1989-1993) y su hijo George Walker (2001-2009).

Sin embargo, ella explicó: "Yo amo a mi hijo y sé que Estados Unidos lo necesita. Es honesto, podemos contar con él, leal, relativamente divertido. Tiene los mismos valores que Estados Unidos parece haber perdido. Es casi demasiado educado (...) y no se jacta como otros", dijo en un guiño a Donald Trump.

En enero, Barbara Bush ya había hecho una publicidad de campaña para su hijo de 62 años, presentándolo como un trabajador bueno, de gran corazón y capaz de resolver problemas.

Su hermano, George W. Bush, ausente de la campaña hasta ahora, hará una aparición para respaldar a Jeb en Carolina del Sur, y también está por primera vez en las pantallas en un nuevo aviso de campaña.

Su padre George está demasiado enfermo para participar.

- La impaciencia republicana -

"La primera tarea del presidente es proteger a Estados Unidos. El próximo presidente debe estar listo para dirigir. Conozco a Jeb, su buen corazón y su sólida columna vertebral: Jeb unirá nuestro país, sabe cómo unir al mundo contra el terrorismo. Sabe cuándo tomar decisiones difíciles", afirma George W. Bush en el aviso publicitario de 30 segundos, que comienza con una imagen de la bandera estadounidense y de la Casa Blanca.

Pero la impaciencia del partido ante un pobre desempeño de Jeb es cada vez más notoria. La recolección de fondos ha disminuido fuertemente.

La influyente revista republicana National Review publicó el viernes una dura "carta abierta a Jeb Bush", sugiriéndole abandonar su candidatura.

"Usted ha sido un candidato terriblemente aburrido", que "ya gastó 89,1 millones de dólares en publicidad" de campaña, incluidas varias que atacan a "su examigo" Marco Rubio, escribió la revista.

"Después de Iowa, Marco Rubio tiene una excelente oportunidad de ganar la investidura republicana (...). Si usted renuncia a la carrera ahora y apoya a Marco Rubio, o por lo menos, guarda sus perros (...), será un gesto amable e inspirador, una forma diferente de servir a su país", agregó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP