Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer coloca flores y carteles a la memoria de Justine Damond en un sitio de ofrendas improvisado, el 18 de julio de 2017 en Minneapolis, Minnesota

(afp_tickers)

La jefa policial de Minneapolis criticó duramente este jueves la actuación de un policía de esta ciudad estadounidense, que mató a una mujer australiana desarmada la noche del pasado sábado tras denunciar una agresión sexual.

En su primera comparecencia ante los medios, la oficial Janee Harteau condenó la actuación de Mohamed Noor, quien mató de un disparo a Justine Damond al atender la denuncia de un posible ataque sexual en esta ciudad del estado de Minnesota.

El suceso, que la pilló de vacaciones, desató una tormenta dentro y fuera del país.

"Creo que estas acciones van en contra de lo que somos como departamento, cómo entrenamos y las expectativas que tenemos de nuestros policías", dijo.

Sus declaraciones distan mucho de la moderación que han mostrado otros jefes policiales tras tiroteos similares y que han tenido repercusión pública. La mayoría de veces piden paciencia a medida que avanzan las investigaciones.

"Haré todo lo que esté en mi poder para asegurarme de que se siga un proceso justo y se haga justicia", aseguró. "Justine no debió haber muerto".

Harteau señaló que su versión de los hechos está basada en la poca información que se ha hecho pública por investigadores del estado.

Éstos han relatado que uno de los oficiales que atendieron la denuncia, Matthew Harrity, contó que oyó un fuerte ruido justo antes de que Damond se acercara al vehículo policial que estaba manejando.

Su compañero Noor disparó desde el asiento del copiloto, alcanzando a Damond en el abdomen, de acuerdo a las autoridades.

La mujer de 40 años, entrenadora de meditación y motivacional, murió en el sitio. Había llamado a la policía reportando que había escuchado lo que parecía ser un ataque sexual.

Miembros de la familia de la víctima declararon al periódico Star Tribune que todavía estaban tratando de entender la tragedia y que esperaban una rápida solución de la investigación del tiroteo.

"Todo lo que queremos es llevar a Justine a Australia y despedirla en su ciudad natal con su familia y amigos", según dijo la familia en un comunicado que hizo público ese periódico.

El abogado de Harrity, Fred Bruno, sugirió el miércoles que los oficiales pudieron haber temido una emboscada, una hipótesis que el abogado de la familia Damond calificó de "ridícula", pues la mujer no estaba armada.

El letrado señaló que la familia de Damond podría presentar una demanda civil.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP