El jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, ignoró el viernes la citación del Congreso para testificar en el proceso de juicio político del presidente Donald Trump, alegando inmunidad como su principal asistente.

Mulvaney rechazó una convocatoria del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes para dar su testimonio a puerta cerrada en el marco de la pesquisa, que Trump volvió a criticar como "corrupta" y una "caza de brujas".

Los legisladores demócratas acusan al presidente republicano de retener 391 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania para presionar a su gobierno a obtener información perjudicial sobre el ex vicepresidente demócrata Joe Biden, potencial candidato a disputarle la reelección a Trump en 2020.

La no comparecencia de Mulvaney, el funcionario de más alto rango de la Casa Blanca convocado hasta ahora, se produjo días antes de que el proceso pase a una fase pública, en lo que prometen ser audiencias muy polémicas en el Congreso a partir del próximo miércoles.

La investigación ha reunido evidencia de que Mulvaney fue un actor clave en la supuesta extorsión a Ucrania por parte de Trump para promover sus objetivos políticos personales.

Mulvaney, quien también es el jefe interino de la oficina de presupuesto de la Casa Blanca, supuestamente congeló el dinero por orden de Trump una semana antes de una llamada telefónica con su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski, cuya difusión por parte de un informante no identificado motivó la pesquisa en el Congreso.

Un resumen de esa conversación clave del 25 de julio publicado luego por la Casa Blanca mostró que Trump pidió investigaciones sobre Biden y sobre una teoría de conspiración infundada de que Ucrania ayudó a los demócratas en las elecciones de 2016.

Los demócratas dicen que Trump abusó de su cargo e incurrió en sobornos y extorsiones al hacer esos pedidos a Zelenski.

- "Una estafa de los demócratas" -

Trump ha rechazado entregar documentos pedidos al Poder Ejecutivo y ha ordenado al personal de la Casa Blanca no comparecer en el Congreso.

"Esta es una estafa de los demócratas que quieren ganar una elección", dijo el viernes a periodistas.

"Me encantaría que Mick testificara, francamente", dijo sobre Mulvaney. "Excepto por algo: valida una investigación corrupta".

Una avalancha de testimonios de funcionarios del gobierno ha corroborado las acusaciones contra Trump.

Los demócratas prevén invitar a algunas de las decenas de funcionarios que han presentado pruebas en privado para que comparezcan en las audiencias públicas de juicio político que deben comenzar en el Comité de Inteligencia de la Cámara baja la próxima semana.

Esas audiencias podrían llevar a acusaciones formales, o artículos de juicio político, contra Trump, que el Comité Judicial de la Cámara baja presentará como temprano a fines de diciembre.

El líder de la investigación de juicio político, el congresista demócrata Adam Schiff, advirtió que la negativa de la Casa Blanca a cooperar se tomará como prueba de culpabilidad y también como la base para un cargo de obstrucción de la pesquisa.

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, iniciaron el 24 de septiembre la investigación de juicio político de Trump. Si reúnen méritos para una acusación, será el Senado, dominado por los republicanos, el responsable de emitir su veredicto sobre la destitución del presidente. Pero dado el apoyo que éste tiene en la Cámara alta, este resultado parece poco probable.

phmh/ft/ad/mls

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes