El jefe de la policía de Filipinas, quien lidera la ofensiva antidrogas en su país, renunció el lunes ante acusaciones de proteger a agentes acusados de vender un enorme cargamento de narcóticos incautados.

Oscar Albayalde dimitió días después de que dos ex oficiales de policía lo implicaran en una redada de 2013 en la que agentes de una provincia cercana a Manila presuntamente incautaron y luego vendieron partes de un gran botín de metanfetamina.

Un exfuncionario afirmó que Albayalde protegió a los oficiales, mientras que el otro afirmó que había recibido dinero de la venta de drogas.

Albayalde, quien entonces era el comandante de la provincia y asumió la jefatura de la policía en 2018, ha negado cualquier delito.

Aunque el escándalo data de antes de la época de Albayalde como máximo jefe policial, desató críticas a la política antidrogas del presidente Rodrigo Duterte, condenada internacionalmente y que ha dejado miles de presuntos traficantes y consumidores muertos a manos de la policía.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes