Un acuerdo suscrito hace 25 años entre Israel y Jordania, que autoriza a granjeros israelíes a cultivar la tierra en dos lugares jordanos a lo largo de su frontera, llega a término el domingo y deja a ambos países en la incertidumbre.

El tratado de paz jordano-israelí de 1994 autoriza a "poner gratuitamente a disposición" tierras jordanas a granjeros israelíes por un periodo inicial de 25 años, en las regiones de Baqura/Naharayim y Ghumar/Tzofar.

En octubre de 2018, un año antes de cumplirse el plazo, el rey Abdalá II de Jordania notificó a Israel su voluntad de recuperar esos sectores fronterizos, con una superficie total de unos 10 km2, en los que los israelíes cultivan cereales, frutas y verduras.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu respondió entonces que quería abrir negociaciones para mantener el 'statu quo'. Pero a pocos días del plazo para la devolución de las tierras, la incertidumbre persiste.

"No hemos recibido ninguna precisión actualizada de las autoridades israelíes", declaró este viernes a la radio militar Idan Greenbaum, director del Consejo regional del Valle del Jordán, donde está situado el lugar llamado Naharayim en hebreo y Baqura en árabe.

Según Greenbaum, responsables jordanos le notificaron que el acceso a estas tierras agrícolas quedaría bloqueado desde el domingo a los agricultores israelíes.

El ministerio de Exteriores israelí indicó a su vez a la AFP que "el acuerdo llega a término el 10 de noviembre", sin dar más detalles sobre el caso ni sobre el futuro de los granjeros, que no viven en esas tierras pero van a trabajar en ellas.

Esta semana Israel y Jordania pusieron fin a una crisis diplomática con la liberación de dos jordanos, detenidos desde hace meses en Israel sin motivo declarado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes