Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de finanzas Alfonso Prat Gay en conferencia de prensa el 29 de febrero de 2016 en Buenos Aires

(afp_tickers)

El juez federal estadounidense Thomas Griesa postergó el martes una decisión ante un pedido de Argentina de levantar medidas en su contra en el litigio por bonos en default desde 2001, un día después de un acuerdo del país para pagar a los fondos especulativos más duros.

En una audiencia a sala colmada en los tribunales del sur de Manhattan, Griesa escuchó durante dos horas a todas las partes y se reservó una decisión a la solicitud de remover sus órdenes para facilitar que el país avance en su oferta para poner fin al multimillonario juicio.

Tanto los fondos NML Capital y Aurelius, que llegaron a un preacuerdo con Argentina el lunes para cobrar 4.653 millones de dólares, como otros querellantes que aún no llegaron a un compromiso, pidieron al juez que otorgue un plazo adicional de 30 días para que continúen las negociaciones.

"Dé una oportunidad a la paz", parafraseó a John Lennon el abogado de NML Capital, Ted Olson, al defender la propuesta de postergar el levantamiento de las medidas, apoyada por letrados de otras ocho partes.

"No se les debe permitir imponer condiciones o un veto", respondió de su lado el abogado de Argentina, Michael Paskin, destacando la actitud del nuevo gobierno del presidente de centroderecha Mauricio Macri de resolver la cuestión.

Argentina había solicitado la semana pasada a Griesa que levantase las órdenes de 'pari passu' o tratamiento equitativo a favor de esos fondos, de modo de permitir el retorno del país a los mercados financieros y el pago de sus bonos reestructurados en los canjes de 2005 y 2010.

- Dos condiciones -

A la espera de una decisión final, Griesa indicó días atrás que removería sus medidas bajo dos condiciones: que el país derogue sus leyes que impiden un acuerdo con los fondos y que pague a los acreedores que hayan aceptado su oferta hasta el 29 de febrero.

En total, y teniendo en cuenta preacuerdos anteriores con otros acreedores que rechazaron los canjes, Argentina ha cerrado compromisos por el 85% de las demandas y pagará en efectivo una suma de 6.500 millones de dólares, con una quita de 25% sobre 9.000 millones de reclamos judiciales.

El precedente gobierno de centroizquierda de Cristina Kirchner (2007-2015) había rechazado el fallo de Griesa, quien en julio de 2014 congeló un pago de 539 millones de dólares en Nueva York al 93% de acreedores que habían adherido a los canjes, provocando un default parcial de Argentina.

De los preacuerdos sellados hasta el momento el más importante es el del lunes con NML Capital y Aurelius, en el cual se estableció un plazo hasta el 14 de abril para pagar en efectivo.

El gobierno argentino ha indicado que emitirá bonos por un monto cercano a los 15.000 millones de dólares para abonar, sin usar las reservas del Banco Central, según su ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

Este martes, en su primer discurso en el parlamento tras asumir el gobierno el 10 de diciembre, Macri pidió "conseguir los consensos necesarihovos" para aprobar el paquete de leyes que definirá la salida del país del default.

"No resolver este conflicto le costó caro a los argentinos. Ahora dependerá de este Congreso si terminamos o no de cerrar este conflicto que lleva 15 años", dijo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP