Tras dos semanas de testimonios a menudo comprometedores para el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, un jurado comenzó este jueves en Nueva York a deliberar sobre la culpabilidad de su hermano Tony Hernández, acusado de narcotráfico en Estados Unidos.

La fiscalía y la defensa presentaron el miércoles en la tarde sus alegatos finales sobre este caso, en el que abundan acusaciones de narcotraficantes que implican al actual presidente de Honduras, su ministro de Seguridad, el expresidente Porfirio Lobo (2010-2014) y también a algunos diputados.

Según la fiscalía, Juan Antonio "Tony" Hernández, de 41 años, exdiputado de Honduras, participó durante años del tráfico de cocaína, operando "con total impunidad" gracias a la protección de su hermano y contribuyendo a la "putrefacción" de las instituciones de Honduras.

La defensa ha puesto en duda la credibilidad de los testimonios, entregados por exnarcotraficantes y reconocidos asesinos. El abogado defensor de Hernández estimó que la mención del mexicano Joaquín "Chapo" Guzmán, condenado por narcotráfico en Estados Unidos, no remplaza la ausencia de pruebas materiales.

"El acusado está protegido por el actual presidente (de Honduras), quien ha recibido millones de dólares en sobornos de narcotraficantes, incluido (Joaquín) Guzmán 'El Chapo'", dijo el fiscal en la apertura del proceso, el pasado 2 de octubre.

Pocos días más tarde, el excapo del narcotráfico y exalcalde hondureño Alexander Ardón declaró en la corte que presenció una reunión en 2013 en la que el jefe del cartel de Sinaloa entregó 1 millón de dólares en efectivo a Tony Hernández para la campaña electoral de su hermano.

Estas acusaciones, descalificadas como "100% falsas, absurdas y ridículas" por el presidente de Honduras, han provocado manifestaciones en la capital, Tegucigalpa, pidiendo la renuncia de Juan Orlando Hernández.

El mandatario tiene una posición cercana a Donald Trump, con quien firmó a fines de septiembre un acuerdo de cooperación para frenar la migración clandestina rumbo a Estados Unidos.

Tony Hernández fue detenido en el aeropuerto de Miami en noviembre de 2018 acusado de cuatro delitos de narcotráfico, posesión de armas de fuego y falso testimonio, cargos por los cuales, de ser hallado culpable, podría enfrentar entre cinco años de cárcel y cadena perpetua.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes