Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, llega a una audiencia en la que se evalúa si debe ser arrestada por el escándalo de corrupción y abuso de poder que la llevó a una corte, en Seúl, el 30 de marzo de 2017.

(afp_tickers)

La expresidenta surcoreana, Park Geun-Hye, llegó el jueves por la mañana al tribunal de Seúl que debe pronunciarse sobre su posible detención tras el escándalo de corrupción que desencadenó su destitución.

Pálida, con expresión grave, Park hizo caso omiso de los periodistas y fotógrafos que la esperaban a las puertas del tribunal y entró en el edificio para una comparecencia que puede durar varias horas.

Su detención sería un paso más en el descenso a los infiernos de la fuera la primera mujer en convertirse en jefa de Estado en Corea del Sur, después de obtener un resultado récord en las elecciones presidenciales de 2012.

Esta caída en desgracia empezó a mediados del año pasado con las revelaciones sobre las maniobras de su amiga y confidente secreta, Choi Soon-Sil, que no tenía ninguna función oficial.

Apodada "Rasputina" por la prensa, Choi es juzgada por haber aprovechado su influencia para sonsacar millones de dólares a las grandes compañías surcoreanas.

A principios de diciembre, el Parlamento destituyó a la presidenta, levantando así la inmunidad que la protegía de ser investigada por a justicia

La destitución fue confirmada el 10 de marzo por la más alta instancia judicial del país, lo que permitió que compareciera ante los magistrados de la fiscalía, que pidieron su detención.

Presunta cómplice de Choi, Park está acusada de haber "abusado de su enorme poder y de su estatuto de presidenta para recibir sobornos de compañías o para infringir el principio de libre administración de las empresas y filtrar importantes informaciones confidenciales sobre temas de Estado", afirmó el lunes la fiscalía.

La expresidenta, de 65 años, niega estas acusaciones.

Los fiscales, que entregaron un documento de 120.000 páginas al tribunal del distrito central de Seúl, estiman que "sería contrario al principio de equidad" si la exmandataria no fuera detenida mientras que Choi ya está siendo juzgada.

AFP