Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Zapatos y pertenencias personales de víctimas del atentado en Kabul, sobre una bandera ante una mezquita de la capital afgana, el 24 de julio de 2016

(afp_tickers)

Kabul vivió este domingo una jornada de duelo enterrando a los muertos del peor atentado en 15 años, un ataque reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI), que golpeó en la víspera una marcha de la minoría chií hazara y dejó 80 muertos.

Numerosas personas pasaron la noche en vela, en medio de charcos de sangre, en la plaza DehMazang, rebautizada "plaza de los Mártires" por el presidente afgano, Ashraf Ghani, en homenaje a las víctimas del doble atentado suicida, que dejó también más de 230 heridos.

Familiares de supervivientes se agolpaban frente al hospital Istiqlal, el más cercano al lugar de la matanza, en espera de noticias sobre sus allegados.

En la mezquita Mazari, en la misma zona, las autoridades extendieron una inmensa bandera afgana llevada por los manifestantes, sobre la que colocaron pertenencias de los fallecidos: zapatos, ropa, chales ensangrentados, frente a los cuales las personas estallaban en llanto y expresaban su desesperación.

En una colina cercana, en el cementerio adyacente las tumbas fueron excavadas con pala y también con retroexcavadoras para poder recibir a las víctimas envueltas en la mortaja tradicional.

"Las filas de hombres y mujeres afganas que se ofrecen para donar sangre para sus compatriotas heridos es un signo conmovedor de la resistencia y la solidaridad del pueblo afgano frente a esta violencia espantosa", dijo la ONU.

El organismo calificó la matanza como "un crimen de guerra", mientras que el Casa Blanca condenó el ataque como un atentado cruel, "todavía más despreciable aún por el hecho de que golpeó una manifestación pacífica".

- El peor atentado en Kabul -

Los manifestantes reclamaban que una línea de alta tensión en construcción abasteciese de electricidad a la provincia de Bamiyán (centro), la más atrasada económicamente del país, donde vive gran parte de la comunidad hazara.

Se trata de la peor masacre cometida en Kabul desde la intervención estadounidense de 2001, que expulsó del poder a los talibanes, y del atentado de mayor envergadura llevado a cabo por el EI en esta ciudad de 5 millones de habitantes.

Muchos afganos cuestionaban el domingo la falta de previsión en materia de seguridad tanto de los organizadores de la marcha como de las fuerzas afganas.

"Las fuerzas del orden fueron negligentes. Exigimos una verdadera investigación y que se juzgue a quienes hayan tenido fallas", afirma un pasante, Subhan Ali.

El presidente Ghani ordenó crear una comisión para llevar a cabo una "investigación exhaustiva" y prometió "vengar a las víctimas" y castigar a todos los implicados en el atentado, "dondequiera que se encuentren".

El Gobierno prohibió concentraciones y desfiles durante diez días.

- Una comunidad amenazada -

Para muchos afganos, subyace la sospecha de que el gobierno no desplegó todos los medios necesarios para proteger la marcha de los hazara. Esa comunidad, de tres millones de miembros, padeció décadas de persecuciones y miles de ellos fueron exterminados a fines de los años 90 por la red Al Qaida y por los talibanes, en su gran mayoría pastunes sunitas.

El EI, que se implantó hacia fines de 2014 en el este del país, los escogió en todo caso como blanco de su primer ataque de gran envergadura en Kabul, desmintiendo de paso las tentativas del poder de minimizar su nivel de presencia y de amenaza en la capital.

El ejército afgano, apoyado por la OTAN, mantiene por otro lado sus operaciones para tratar de impedir el avance de los talibanes en varias provincias.

Pero Ghani había proclamado en marzo la victoria en los frentes abiertos contra el EI.

El general estadounidense John Nicholson, comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, aseguró igualmente que los combatientes del EI "están cercados y acantonados en dos o tres distritos, frente a nueve en enero".

Según el analista Hamad Saeedi, la rivalidad entre los talibanes y el EI lleva a este último grupo yihadista a perpetrar ataques en Kabul, pese a que enfrenta una ofensiva en el este.

"No hay duda de que el EI esté bajo presión [en el este] y que busca desesperadamente recuperar fuerzas en Kabul", afirmó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP