Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El general estadounidense John Nicholson, comandante de la misión 'Resolute Support' en Afganistán, durante una audiencia oral ante el Comité senatorial de las Fuerzas Armadas, en el Capitolio (Washington), el 9 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Kabul respaldó este viernes las palabras del comandante estadounidense de las tropas de la OTAN en Afganistán, que pidió desplegar a miles de soldados adicionales para hacer frente a los talibanes ante una nueva temporada de combates.

Las fuerzas afganas, debilitadas por las numerosas bajas, las deserciones y la corrupción, tienen dificultades para afrontar la insurrección talibana desde que las tropas de la OTAN lideradas por Estados Unidos terminaron su misión de combate en Afganistán, a finales de 2014.

Se necesitan "unos miles" de soldados adicionales de la OTAN para salir del "callejón sin salida" en el que se encuentran las tropas afganas frente a los talibanes, opinó el jueves ante el Senado estadounidense el general John Nicholson, comandante de las fuerzas aliadas en Afganistán.

Aunque el expresidente Barack Obama había prometido, en vano, retirar las tropas estadounidenses de Afganistán, aún se desconoce la postura de su sucesor, Donald Trump, al respecto.

"Celebramos la propuesta de desplegar a miles de tropas adicionales en Afganistán para formar y aconsejar eficazmente a las fuerzas afganas", declaró este viernes el portavoz del Ministerio afgano de Defensa, Dawlat Waziri, a la AFP.

"La guerra en Afganistán es una guerra contra el terrorismo y queremos que tenga un final victorioso. Por ello consideramos esto como una etapa positiva", añadió.

La OTAN tiene más de 13.000 soldados -entre ellos 8.400 estadounidenses- en Afganistán y su objetivo es formar, aconsejar y asistir al ejército local. En 2011, la alianza contaba con 140.000 efectivos en el país.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, y Trump conversaron el jueves para "abordar las oportunidades de reforzar los vínculos bilaterales en ámbitos como la seguridad y las operaciones antiterroristas", según la Casa Blanca.

El debate sobre el despliegue de nuevos soldados de la OTAN evidencia la degradación de la seguridad en Afganistán, donde los talibanes intentan conquistar varias capitales provinciales poco antes de que finalice la tregua invernal.

AFP