Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro en funciones de Irlanda, Enda Kenny, llega a una reunión en Bruselas de los líderes de la Unión Europea con Turquía el 7 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El primer ministro en funciones irlandés, Enda Kenny, del partido de centroderecha Fine Gael, perdió este jueves la primera votación en el Parlamento para elegir nuevo jefe de Gobierno tras las elecciones del 26 de febrero.

Kenny tuvo el apoyo de 57 diputados, el voto contrario de 94 y la abstención de cinco. Otros tres candidatos se someterán al voto en esta sesión de investidura, pero no se espera que ninguno logre los apoyos necesarios.

Kenny seguirá en funciones y continuarán las negociaciones para un acuerdo de gobierno, un proceso que podría llevar semanas y que no tiene garantías de éxito, por lo que podrían celebrarse de nuevo elecciones.

El Fine Gael de Kenny obtuvo 50 de los 158 escaños en el Parlamento, frente a 76 en los últimos comicios de 2011. Los laboristas, que gobernaban en coalición con Kenny, se hundieron, pasando de 37 a 7 diputados. La suma de ambos partidos (57 diputados) quedó muy lejos de los 80 diputados necesarios para obtener mayoría absoluta y constituir un gobierno estable.

El Fianna Fail (centroderecha), el otro gran partido de este país de 4,6 millones de habitantes, fue la segunda fuerza más votada, con 44 escaños, frente a los 20 de 2011. El Sinn Fein (izquierda nacionalista), antiguo brazo político del IRA, se convirtió en el tercer partido, con 23 escaños, nueve más que en 2011.

Los resultados evidenciaron un rechazo categórico a la política de austeridad de la coalición de Kenny. Muchos irlandeses critican no sentir los efectos de la recuperación económica, pese al crecimiento del 7,8% del PIB en 2015 y un retroceso del desempleo al 9%.

Se repite de este modo una historia que se ha vivido en Portugal y España: la de un partido conservador en el Gobierno que aplica recetas de austeridad, devuelve al país a los buenos datos macroeconómicos pero sin lograr que sus ciudadanos disfruten de los niveles de riqueza de antes de la crisis, por lo que estos se vengan en las urnas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP