Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov (dcha), y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, durante su encuentro en Moscú el 15 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, llegó a Moscú para entrevistarse este martes con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, y el presidente, Vladimir Putin, con la esperanza de encontrar un terreno común en la crisis siria.

La visita de Kerry, que tiene lugar antes de una probable reunión internacional sobre Siria en Nueva York el viernes, apunta a que Rusia empuje al presidente sirio, Bashar al Asad, a negociar con la oposición para poner fin a la guerra civil que desde 2011 dejó más de 250.000 muertos.

"Es beneficioso para todo el mundo cuando naciones potentes con una larga historia común tienen la capacidad de encontrar un terreno común. Espero que hoy seamos capaces de encontrar un terreno común", dijo Kerry en declaraciones difundidas por la televisión rusa antes del inicio de la reunión con Lavrov. "Incluso si existen diferencias entre nosotros, hemos sido capaces de trabajar eficazmente sobre problemas específicos", sostuvo Kerry, que elogió el papel de Rusia en las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán.

Lavrov dijo por su parte que esperaba que la visita de Kerry fuera constructiva.

Estados Unidos y Rusia deben decidir formalmente sobre la organización, muy probable pero todavía sin confirmar, de una nueva reunión internacional el viernes en Nueva York entre los países que apoyan a la oposición siria y los que apoyan al régimen sirio.

"No puedo decir que esté decidido al 100%", pero "pienso que pueden contar con el hecho de que la reunión tendrá lugar", había declarado el lunes el portavoz del departamento de Estado John Kirby.

Kerry, que llegó el lunes por la noche a Moscú, había participado en la víspera en París, junto al ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, en una reunión sobre Siria con una decena de países occidentales y árabes.

Kerry se reunió también con su homólogo de Jordania, país encargado de establecer una lista de los grupos "terroristas" que deben ser excluidos del proceso de negociaciones sobre Siria.

Se trata de un punto muy sensible debido a que existen múltiples opiniones, a menudo contradictorias, sobre el carácter "terrorista" o no de los diferentes grupos de combatientes en Siria.

La posible conferencia de Nueva York se inscribe en el llamado proceso de Viena, en el cual 17 países, incluidos Rusia e Irán, principales apoyos de Al Asad, se pusieron de acuerdo el 4 de noviembre pasado en una hoja de ruta política para Siria.

Esa hoja de ruta prevé una reunión a comienzos de enero entre representantes de la oposición y del régimen, un gobierno de transición seis meses después y elecciones en un plazo máximo de 18 meses.

"Queremos ir rápido a la negociación y fijar un marco con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU", que podría ser presentado después de la reunión del viernes, indicó una fuente diplomática francesa.

El lunes en París, los ministros reunidos con Kerry y Fabius hicieron un balance de la reciente reunión de Riad, en la que participaron los principales grupos de la oposición armada y política siria.

Los participantes acordaron negociar con el régimen de Damasco, pero exigieron la salida del poder de Al Asad.

Aunque todavía subsisten algunas incógnitas, en particular sobre la participación en el proceso del potente grupo armado salafista Ahrar al Sham, la reunión de Riad constituye un acontecimiento importante, indicó la fuente francesa.

Marca un "verdadero acercamiento entre la oposición armada y la oposición política", agregó.

En los próximos días podría designarse una delegación de una quincena de opositores para negociar con el régimen sirio.

Sin embargo, por el momento, Al Asad no dio ningún signo de apertura en ese sentido, por lo cual los países que apoyan a la oposición esperan que Rusia e Irán lo presionen para que se sume al proceso.

AFP