Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry (dcha), hablando con el presidente ruso, Vladimir Putin, en la ceremonia inaugural de la COP21, la conferencia sobre el clima, en Le Bourget, cerca de París, el 30 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El secretario estadounidense de Estado, John Kerry, será recibido el martes por el presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú para hablar de Siria y del grupo yihadista Estado Islámico (EI), una semana antes de una posible conferencia internacional, anunció el viernes el Departamento de Estado.

"Hablarán de los esfuerzos actuales para lograr una transición política en Siria y para debilitar y destruir" a EI, declaró en París un portavoz de la diplomacia estadounidense, Mark Toner, al margen de la conferencia internacional sobre el clima COP21, en la que participa Kerry toda la semana.

Las conversaciones abordarán también las diferencias en la acción paralela de Rusia y Estados Unidos en la lucha contra el EI en Irak y Siria.

El enviado norteamericano también tratará el conflicto actual en el este de Ucrania, donde Washington acusa a Moscú de apoyar a los rebeldes separatistas prorrusos, dijo Toner.

Kerry se reunirá también con su homólogo ruso, el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, con el que comparte el mejor canal de comunicación entre Washington y Moscú en medio de unas relaciones bilaterales tensas desde hace al menos dos años.

A pesar de esas fricciones, Estados Unidos y Rusia son los principales instigadores de un proceso diplomático para poner fin a la guerra civil en Siria, a través del Grupo Internacional de Apoyo a Siria. Este grupo de 17 países y tres organizaciones multilaterales debe reunirse en Nueva York el 18 de diciembre bajo los auspicios de la ONU para impulsar los planes de negociación de un alto al fuego.

Sin embargo, Moscú y Washington esperaban los resultados de una reunión de la oposición y los grupos armados el miércoles y jueves en Arabia Saudí, antes de confirmar con certeza la cota de Nueva York, que se´ria la tercera de este formato tras dos sesiones en Viena, el 30 de octubre y 14 de noviembre.

Los movimientos opositores sirios anunciaron el jueves un acuerdo para iniciar negociaciones con el régimen de Damasco pero exigieron la dimisión del presidente Bashar al Asad en cuanto empiece el periodo de transición.

Esta exigencia podría ser un punto de bloqueo para los aliados de Asad, empezando por Rusia, y Kerry confirmó el viernes que iba a profundizar las discusiones con los saudíes para "desenredar algunos nudos" en el acuerdo de Riad.

En Washington, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, estimó que "no es de extrañar que (los grupos opositores) hayan adoptado ese punto de vista sobre el futuro de Asad" aunque reconoció que "queda mucho por hacer" para llegar a una posición consensuada sobre la salida del presidente sirio.

"Todo el mundo coincide en que el futuro de Siria no se puede realizar con Bashar Al Asad. Todos. Ahora la cuestión de cuándo se irá, cómo y en qué términos, todavía está por decidir, no sólo por la comunidad internacional sino también por la propia oposición siria", admitió Kirby.

También dejó la puerta abierta a que la conferencia prevista el 18 de diciembre se postergue. "No puedo excluir la posibilidad de que la reunión no se celebre", dijo el portavoz a la prensa.

AFP