Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un (c), corta una cinta roja para inaugurar un complejo residencial en Pyongyang el 13 de abril de 2017

(afp_tickers)

El dirigente norcoreano, Kim Jong-un, inauguró este jueves con gran pompa en Pyongyang, en presencia de los medios de prensa extranjeros, un imponente complejo residencial, una ceremonia que apunta a pulir la imagen del país en plena crisis internacional a raíz de su programa nuclear.

Decenas de miles de soldados y jerarcas del régimen asistieron a la inauguración del complejo habitacional de Ryomyong Street, de 5.000 viviendas.

El complejo reúne varios edificios y torres de diferentes formas, circulares, cúbicos u octagonales, dominados por un rascacielos de 70 pisos, de una altura de 234 metros.

Se encuentra ubicado no lejos del Palacio del Sol Kumsusan, donde reposan los cuerpos de los dirigentes de Corea del Norte Kim Il-sung y Kim Jong-il, abuelo y padre, respectivamente, del actual líder.

El primer ministro, Pak Pong-ju, pronunció un discurso en el que elogió a Kim Jong-un y dijo que el proyecto residencial era una demostración del "espíritu de dedicación del pueblo y del ejército a aplicar, pase lo que pase, las órdenes del partido".

Ryomyong Street es una "victoria contra las sanciones imperialistas", agregó Pak Pong-ju, refiriéndose a las múltiples sanciones adoptadas por la ONU contra Corea del Norte por su programa balístico y nuclear.

Algunos expertos temen que Corea del Norte, que busca dotarse de misiles intercontinentales capaces de transportar ojivas nucleares hasta el territorio estadounidense, realice un sexto ensayo nuclear.

Las instalaciones de Tunggye-ri ya están listas para otro ensayo nuclear, según los analistas de 38 North, una web especializada en el régimen comunista norcoreana.

Algunos especialistas piensan que Corea del Norte podría aprovechar la fecha del 105ª aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, este fin de semana, para efectuar su sexto ensayo nuclear.

Estados Unidos desplegó hace unos días un grupo aeronaval hacia la península coreana, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, dijera que estaba dispuesto a solucionar la cuestión nuclear norcoreana solo si China no lograba que su turbulento vecino cambiara de posición.

Corea del Norte prometió el martes responder al envío "insensato" de esa flota de Estados Unidos y advirtió de que estaba lista para la "guerra".

Al mismo tiempo, los medios de comunicación norcoreanos dijeron que Kim Jong-un ha supervisado personalmente maniobras militares que consistían en el lanzamiento de paracaidistas para "destruir sin piedad blancos enemigos".

Este jueves, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, advirtió de que Corea del Norte, que en el pasado disparó varios misiles en dirección del archipiélago nipón, podía montar en sus proyectiles ojivas llenas de gas sarín.

Sin embargo, el aumento de la tensión no era perceptible este jueves por la mañana durante la inauguración del complejo residencial.

Kim cortó una larga cinta roja, saludó a la multitud presente en la ceremonia y luego se dirigió a su limusina negra.

Este es el tercer complejo residencial, y el más espectacular, inaugurado por el Gobierno, que busca presentar al país como una estado próspero y moderno, a pesar de que, según la ONU, el 41% de la población está subalimentada.

En la cumbre de la torre más alta, hay grandes apartamentos tapizados de verde con sofás violetas desde los cuales hay vistas impresionantes de la capital y de la campiña cercana.

Sin embargo, los apartamentos no tienen agua caliente.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP