Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, hablando con los periodistas al salir de la residencia presidencial de los Olivos, en Buenos, Aires, tras renirse con la mandataria saliente, Cristina Kirchner, el 24 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, peronista de centro-izquierda, y su sucesor, el liberal de derecha Mauricio Macri, mantuvieron el martes un encuentro a solas para la transición al traspaso del poder dentro de 16 días.

"Estuvimos solos. Fue un mano a mano. Me dijo que me había convocado para darme una felicitación personal, pero no valió la pena. No habrá ningún encuentro entre nuestros ministros", dijo horas después Macri (56 años) al canal TN.

Macri permaneció una hora en la residencia oficial de Olivos (periferia norte de Buenos Aires), pero la audiencia duró 20 minutos, según fuentes macristas.

Macri había anunciado el comienzo de un "cambio de época" en el país, dividido a la luz del ajustado balotaje del domingo en que se impuso por menos de tres puntos a Daniel Scioli, el candidato apoyado por Kirchner.

Al salir de Olivos, el mandatario electo había manifestado que "fue una reunión muy cordial" y que habrá "el 10 de diciembre una linda ceremonia de traspaso" del mando, pero de pronto se interrumpió por el tumulto de periodistas, policías y algunos partidarios. Giró sobre sus talones y dejó el lugar por otra salida. El gobierno no formuló comentarios.

Fuentes macristas habían comentado a la prensa que uno de los pedidos a Kirchner era la renuncia anticipada de dos altos funcionarios kirchneristas, la Procuradora Fiscal (jefa de fiscales), Alejandra Gils Carbó, y el jefe del ente regulador de medios audiovisuales, Martín Sabbatella. Por ley podrían mantenerse en el puesto, pero Macri intenta nombrar a otros funcionarios.

El jefe de Estado electo avanzó el martes en anunciar dos puestos en su gabinete. La canciller (ministra de Exteriores) será Susana Malcorra, jefa de gabinete del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El secretario del sistema público de radio, televisión y agencia de noticias Télam será el actual ministro de cultura de la ciudad, Hernán Lombardi.

Desde Nueva York, Ban expresó sus felicitaciones a Malcorra y destacó su dedicación, liderazgo y la forma como se ganó el respeto internacional "en uno de los más turbulentos periodos de la historia de la ONU".

En Olivos, en medio del grupo de partidarios que aplaudió a Macri, Aitor Di Rossa, dijo a AFP que "el encuentro es positivo para hacer un acuerdo de la transición, ordenado y en paz. Sobre todo en paz".

- Gabinete sin superministro -

Macri dijo que no contará con un "superministro" de Economía, a la vieja usanza, sino con un equipo de seis ministros y un coordinador: Hacienda y Finanzas, Producción (antes Industria), Infraestructura (antes Planificación), Agricultura y las nuevas carteras de Energía y de Transporte.

El nuevo gobierno recibirá un país desendeudado y con bajo desempleo (5,9% en el tercer trimestre), pero con alta inflación, restricción a la compra de divisas, caída de las reservas y desconfianza en las estadísticas oficiales.

"Vamos a generar reglas del juego claras para que todo el mundo sepa que se puede invertir. Vamos a tener un único mercado de cambios, como en toda Latinoamérica", prometió Macri.

La duda aún es si levantará las limitaciones a comprar dólares el 11 de diciembre o cuando estén dadas las condiciones monetarias. Ha admitido también que "el Banco Central va a intervenir para que (el tipo de cambio) esté administrado".

Según Macri, "el problema no es la devaluación, sino la inflación", de dos dígitos desde 2008. Ha prometido reducir subsidios y eliminar impuestos a las exportaciones agrícolas.

- Consensos y oposición -

Kirchner recibió el lunes a Daniel Scioli y acordaron mantener una oposición "constructiva". "La presidenta lleva la política en la sangre. Intentará ser una líder de la oposición", señaló a la AFP el analista Rosendo Fraga, de la consultora Nueva Mayoría.

Macri, encausado por escuchas ilegales, será el primer presidente electo por voto popular que no es ni radical socialdemócrata ni peronista, los dos partidos que monopolizaron la política argentina en 100 años, salvo en los períodos de dictadura o fraude.

Deberá gobernar sin mayoría en el Congreso. El kirchnerismo controla el Senado y es la primera fuerza en Diputados.

AFP