AFP internacional

Un hombre cose la bandera kurda iraquí, detrás con un retrato del presidente del Kurdistán iraqui, Massud Barzani, el 20 de agosto de 2015 en Erbil

(afp_tickers)

El Kurdistán, región autónoma del norte de Irak con abundante petróleo, anunció este miércoles la organización de un referéndum sobre su independencia el 25 de septiembre, a pesar de la oposición de Bagdad y las reticencias esperadas a nivel internacional.

"Se eligió el día 25 de septiembre para celebrar el referéndum" sobre la independencia, anunció la presidencia del Kurdistán iraquí en un comunicado.

La región, autónoma desde 1991, está compuesta por tres provincias. Sus fuerzas están muy implicadas en la ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak.

Los kurdos iraquíes son aproximadamente 4,6 millones y apoyan mayoritariamente la independencia.

La presidencia precisó que el referéndum se celebrará "en la región del Kurdistán, y en las zonas disputadas".

Esta fórmula se refiere a zonas del norte de Irak, en particular la provincia petrolera de Kirkuk, reivindicada tanto por los kurdos como por el gobierno federal iraquí.

Una eventual independencia del Kurdistán iraquí provoca la oposición de Bagdad, pero ese rechazo sería aún más fuerte si los kurdos intentaran extender su influencia fuera de la región actual.

- Oposición de los países vecinos -

Otros países de la región con importantes minorías kurdas podrían también oponerse a una independencia del Kurdistán iraquí, por miedo a que las aspiraciones de independencia se extiendan a sus territorios.

Los kurdos, un pueblo de origen indo-europeo, viven principalmente en cuatro países: Turquía, Irak, Irán y Siria.

Turquía se opone ferozmente a la constitución de un Estado kurdo en parte de su territorio e incluso en la vecina Siria, en donde los kurdos constituyeron un región autónoma.

Ankara tiene relaciones económicas con las autoridades del Kurdistán iraquí, pero podrían cambiar en caso de concretarse la independencia y una oposición turca pondría seriamente en peligro la viabilidad de un futuro Estado.

La principal fuente de ingresos del Kurdistán iraquí proviene de la venta de crudo, que exporta a través de un oleoducto que llega al puerto turco de Ceyhan.

A nivel interno, las profundas divisiones entre los partidos kurdos podrían paralizar las instituciones de un futuro Estado independiente.

El presidente de la región afirmó en su comunicado que "los partidos políticos se pusieron de acuerdo para resolver algunos de los diferendos políticos y económicos antes de la organización del referendo".

El Kurdistán iraquí vive una situación económica difícil a causa de la caída de los precios del petróleo, su principal fuente de ingresos.

La región suspendió en varias ocasiones el pago de sueldos de los funcionarios por falta de fondos suficientes.

AFP

 AFP internacional