Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre hace el gesto de la victoria entre los escombros de la ciudad kurda siria de Jandairis, en la región de Afrin atacada por el ejército turco, el 24 de enero de 2018

(afp_tickers)

Su casa fue devastada por las bombas turcas y la mayoría de los vecinos se fueron, pero el anciano kurdo Abu Jiwan se niega rotundamente a abandonar su pueblo natal en el norte de Siria mientras le quede aliento.

"No me iré de Jandairis mientras siga vivo", dice Jiwan, de 70 años, con la cabeza envuelta en el tradicional pañuelo kurdo rojo y blanco.

Asegura que no puede salir del enclave de Afrin, bombardeado por el ejército turco: "todas las carreteras están cortadas, no tenemos diésel ni automóvil".

Turquía lleva a cabo desde el sábado, con la ayuda de un grupo rebelde sirio, una ofensiva contra la región fronteriza de Afrin para expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), principal milicia kurda de Siria, considerada como "terrorista" por Ankara pero aliada de Washington en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La localidad de Jandairis, situada cerca de la frontera y de una línea de frente con los rebeldes proturcos, se vio particularmente afectada por los ataques aéreos y los disparos de cohetes.

Los bombardeos han causado daños considerables. La casa de Abu Jiwan y su tractor quedaron muy dañados.

"Que Dios nos ayude. Que Dios nos tenga en su gracia", implora sacudiendo la cabeza.

- 'Todos con ustedes' -

Las calles de Jandairis están cubiertas de escombros y la gasolinera, fuera de servicio.

La ONU informó de unos 5.000 desplazados por la ofensiva en curso, la mayoría en el seno mismo de la región de Afrin.

La mayoría de los habitantes de Jandairis encontraron refugio en otros puntos del enclave, y los que no lo lograron hacen lo que pueden para protegerse de los bombardeos.

Un colaborador de la AFP vio a una veintena de personas, entre ellas muchos niños, refugiadas en un sótano apenas iluminado.

La entrada de Jandairis está decorada con retratos de Abdulá Ocalan, el líder histórico del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, kurdo turco), organización clasificada como "terrorista" por Ankara. Ocalan está encarcelado en Turquía desde 1999.

Ankara se opone a que se establezca en su frontera sur una federación autoproclamada por los kurdos, en nombre de su seguridad nacional, y acusa a las YPG de ser la rama en Siria del PKK, que lleva a cabo una rebelión en el sureste de Turquía desde hace más de 30 años.

El ejército turco mantiene su ofensiva pese a los llamamientos a la calma. Y los kurdos de Siria no se dejan abatir.

Las banderas amarillas y verdes de las YPG se alzan sobre la ciudad de Afrin y los pueblos vecinos.

"Estamos todos con ustedes", se puede leer en las pancartas de apoyo a la milicia kurda.

- 'Nos quedamos' -

Responsables kurdos acusaron a Ankara de querer despoblar la región de Afrin.

"Podemos mantener la cabeza muy alta. No nos iremos nunca", asegura un tendero de Jandairis, que no quiso dar su nombre.

Este cuadragenario acusa al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de atacar a la población civil en Afrin.

"Dijo que no tomaría a civiles como blanco y hoy los ataca por su debilidad", considera. "Espero que entienda que mientras estemos vivos, esta tierra es nuestra. No nos iremos. Nos quedamos", agrega.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), los ataques de la ofensiva turca dejaron 30 muertos civiles en Afrin, mientras que los disparos de las YPG mataron a dos civiles en un sector vecino.

El martes, las autoridades locales kurdas llamaron a los habitantes a una "movilización general" para "defender Afrin".

"Lucharemos y nunca nos marcharemos de Jandairis. Somos justos y tenemos una causa", promete Jano, un abogado que, con la ayuda de su teléfono, toma fotos de su barrio destruido. "Ninguna fuerza nos echará de nuestra tierra".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP