Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Autoridades saudíes al pie de las banderas de países suramericanos que reciben en la cumbre en Riad el 10 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Líderes sudamericanos y árabes se reúnen desde este martes en Riad en una cumbre de dos días con el objetivo de fortalecer los vínculos entre estas dos regiones del mundo geográficamente distantes pero económicamente poderosas.

En la apertura de esta IV Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur y Países Árabes (ASPA), el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, habló ante la concurrencia.

"Las esperanzas que generó la Primavera Árabe se desvanecieron a causa de los conflictos, la inestabilidad y los gobiernos autoritarios de Siria a Libia, así como en otros lugares", dijo Ban en la capital saudí, refiriéndose a los levantamientos populares en el mundo árabe desde hace cuatro años.

"Los países de América Latina han realizado esta transición que tantos en todo el mundo árabe anhelan alcanzar", añadió Ban.

La televisión estatal saudita retransmitió la llegada del presidente venezolano, Nicolás Maduro, cuyo país es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), junto con Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo.

También acude a la cita Rafael Correa, presidente de Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP. No estaba claro por el momento si habrá otros jefes de Estado latinoamericanos.

Entre los representantes árabes estarán presentes el jefe de Estado sudanés, Omar al Bashir, el de Egipto Abdel Fatah al Sisi, y Fuad Masum de Irak, así como el líder palestino Mahmud Abas, informaron medios de comunicación.

Maduro anunció la semana pasada que aprovechará la cita para insistir en su propuesta de fijar una banda para los precios del petróleo y agregó que ha estado coordinando con miembros de la OPEP, como Ecuador, Irán y Argelia, y otros no OPEP, "para que esta propuesta sea acogida".

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, ha intentado que la OPEP -de la que es miembro fundador- recorte la producción, lo que Arabia Saudita ha rechazado, ya que Riad prefiere intentar saturar el mercado para hacer bajar los precios y afectar a las economías que producen a un mayor costo petróleo de esquisto, como Estados Unidos.

Esta cumbre que reúne a 22 países árabes y 12 sudamericanos será la cuarta desde su creación en 2005.

Este tipo de cumbre fue iniciativa del anterior presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, cuyo país albergó la primera reunión.

- Creciente comercio -

Antes de iniciarse la cumbre, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al-Arabi indicó a la agencia kuwaití Kuna que "el comercio entre las dos regiones suma actualmente 30.000 millones de dólares, cuando no superaba los 6.000 millones en 2005".

Perú, que acogió la tercera cumbre de países árabes y sudamericanos en 2012, se convirtió el pasado mes de octubre --con Chile y México-- en uno de los 12 países del Pacífico que sellaron un acuerdo para crear la mayor zona de libre comercio del mundo impulsada por Estados Unidos y Japón, el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP).

El columnista saudí, Abdulateef al-Mulhim, aseguraba el lunes que las regiones árabe y sudamericana pueden contribuir juntas a traer prosperidad y estabilidad en el mundo.

"El conjunto del continente (sudamericano) está avanzando de forma notable gracias a modernas y destacadas reformas en los ámbitos político, económico, social y educativo", escribió.

Por su lado el ministro saudí de Exteriores, Adel al Jubeir habló de "convergencia de posiciones" entre los países de ambas regiones, y aludió en especial a la "actitud positiva" de América Latina en la cuestión palestina.

AFP