AFP internacional

Vista de una planta de energía eléctrica en Gaza, el 16 de abril de 2017

(afp_tickers)

La única central eléctrica de la Franja de Gaza dejó de funcionar este domingo a causa de la escasez de combustible, indicó a la AFP el presidente de la empresa de distribución de electricidad del enclave palestino.

Las reservas de combustible, compradas gracias a fondos cataríes y turcos, se agotaron por completo, explicó Samir Metir.

El próximo aprovisionamiento previsto es motivo de un "diferendo entre la autoridad de la energía en Gaza y la del petróleo en Ramala sobre la cuestión de las tasas al combustible industrial necesario para la central impuestas por el gobierno" de esta ciudad, continuó.

El movimiento islamista Hamas tomó por la fuerza el poder en Gaza hace diez años y desde entonces sus relaciones son muy conflictivas con la Autoridad Palestina, con base en Ramala, en la Cisjordania ocupada por el ejército israelí desde hace medio siglo.

Además, desde 2006, Israel impone un severo bloqueo aéreo, marítimo y terrestre sobre esta pequeña lengua de tierra rodeada por Egipto, el mar Mediterráneo e Israel.

La cuestión del aprovisionamiento de combustible para esta única central eléctrica que provee energía a dos millones de gazatíes es objeto de frecuentes debates. En parte, la central fue dañada durante las sucesivas guerras con Israel, por lo que en circunstancias normales brinda electricidad a la población en dos turnos diarios de ocho horas cada uno.

Con el paro de su actividad, estos turnos serán dos de seis horas "o quizás menos", según Metir, "contando con la electricidad comprada a Israel y Egipto".

El ministerio de Salud gazatí advirtió, en particular, sobre las "peligrosas consecuencias" que tiene esta escasez de electricidad para el funcionamiento de los hospitales.

AFP

 AFP internacional