"!El Brexit nos da dolor de cabeza!" Carl Wilson quiere ya que llegue el divorcio con la Unión Europea, como muchos otros en la ciudad de Stoke-on-Trent, conocida como la "capital del Brexit".

En el pub donde se encuentra este treintañero, en esta localidad de 250.000 habitantes en el centro de Inglaterra, el dueño piensa lo mismo. "Hace tres años hubo un referéndum y la mayoría del país votó para salir de la UE. Tres años más tarde, todavía nos estamos peleando", dice a la AFP Dave Robson, de 50 años.

"Se tiene que respetar el resultado" del voto, interviene un cliente, Dave Hill, desempleado, que admite sin embargo que votó por quedarse "porque es mejor mantener a sus enemigos cerca".

En junio de 2016, Stoke-on-Trent, conocida como la "capital del Brexit", votó 69,4% a favor de la salida de la UE, uno de los resultados más elevados del Reino Unido, muy por encima del porcentaje nacional (52%).

Tres años después, la salida del bloque ha sido aplazada dos veces, sus modalidades siguen sin haberse definido y la situación política es explosiva.

El primer ministro conservador, Boris Johnson, llegó al poder a finales de julio con la promesa de que llevaría a cabo el Brexit el 31 de octubre costara lo que costara, con o sin acuerdo con la UE. No quiere ni oír hablar de volver a aplazarlo, como no para de repetirlo en el congreso de los 'tories', reunidos hasta el miércoles en Mánchester (noroeste).

Una ley lo obliga no obstante a pedir un aplazamiento de tres meses si no se ha llegado a un acuerdo con Bruselas de aquí al 19 de octubre, justo después de la próxima cumbre europea.

- "Como Trump" -

Retrasar o volver a votar sobre el Brexit en un nuevo referéndum, como lo reclaman algunos, "solo haría demorar el proceso todavía más tiempo", estima Robson, dueño del pub White Star. "Si funciona, funciona. Si no funciona, así es la vida", añade, en un tono fatalista.

Aunque la mayoría tiene ganas de que todo esto termine, los vecinos de esta circunscripción desindustrializada están divididos en cuanto a Boris Johnson, con su marcada personalidad y propicio a las declaraciones polémicas.

El Partido Laborista, principal formación de la oposición, ganó aquí unas elecciones legislativas parciales en 2017 frente al partido euroescéptico del UKIP.

Para Graham Fenton, carnicero de profesión, Johnson es "sin duda" la persona que necesita Reino Unido. "Tiene una buena personalidad, está hecho para este cargo. Es un poco como Trump en Estados Unidos: hace las cosas", analiza.

- "Mujeriego" -

"Cuando oigo las noticias, siempre parece ser el que quiere hacerlo a cualquier precio", asegura Susan Hood, de 69 años, que ha pasado toda su vida en la gris Stoke-on-Trent. Según ella, Johnson es "mujeriego", "pero esto no importa si hace su trabajo".

Sin embargo esta jubilada no le daría su voto si se celebraran unas elecciones generales anticipadas en los próximos meses, un escenario considerado inevitable para salir del bloqueo político.

El gobierno conservador, sin mayoría parlamentaria, quiere que se celebren pero la oposición se niega, hasta que la posibilidad de un Brexit sin acuerdo quede totalmente descartada.

"Votaría para los liberales-demócratas (que quieren anular el Brexit). O nada de nada", admite Hood, que, como otros vecinos, dice sentirse un poco perdida en la confusión que rodea al Brexit.

Para Kay Lewis, que tiene una pequeña tienda algo destartalada donde vende ropa, servicios de té y otras baratijas, las promesas de los 'tories' de invertir masivamente en los servicios públicos son mentira.

"Voté para salir [de la UE] pero me gustaría haber votado para quedarnos porque nos han dicho un montón de mentiras, no solo un partido, sino todos", se lamenta.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes