Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de Raqa, el 21 de septiembre de 2017. El avance de las fuerzas se ha ralentizado por la presencia de unos 15.000 civiles todavía asediados por los combates, según la ONU, que precisó que se trata de una estimación "difícil de verificar"

(afp_tickers)

En Raqa, en medio de las ruinas, un combatiente antiyihadista se dirige, con un altavoz, a los habitantes asediados en los últimos reductos del grupo Estado Islámico (EI), instándoles a "marcharse a las zonas seguras".

Casi cuatro meses después de su entrada en Raqa, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de combatientes kurdos y árabes apoyada por Washington, están a punto de arrebatarle al grupo EI su "capital" en el norte sirio.

Aún así, los combates siguen causando estragos en los últimos reductos en los que los yihadistas están arrinconados.

Para escapar a los bombardeos aéreos de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, los yihadistas presuntamente se resguardaron en los refugios subterráneos de los edificios gubernamentales, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El avance de las fuerzas se ha ralentizado por la presencia de unos 15.000 civiles todavía asediados por los combates, según la ONU, que precisó que se trata de una estimación "difícil de verificar".

Antes de iniciar su ofensiva, cerca de los silos para cereales del norte de la ciudad, los combatientes de las FDS intentan evacuar a los habitantes.

Para huir, los civiles tienen que esquivar a los francotiradores del grupo EI, siempre vigilantes, pero también rezar para no pisar ninguna de las minas que los yihadistas dejaron desperdigadas.

- "Grave escasez" -

"Vinimos aquí porque hay civiles, nos han informado de que quieren salir", explica Ahmed Abu Sheij, con una radio en la mano y un pañuelo negro sobre la cabeza.

"Nos separan unos 70 metros de ellos, vamos a arrancárselos de sus manos" al grupo EI, asegura el combatiente de las FDS, que dirige una unidad encargada de la evacuación de civiles.

En torno a él solo se ve un paisaje de desolación. En un panel, en medio de las ruinas, está escrita la palabra "yihad". Por todas partes hay altos montículos de tierra, levantados por los yihadistas para frenar el avance de las FDS.

"Dios es el más grande", se lee en letras negras en las paredes de Raqa, escenario de las peores atrocidades cometidas por el grupo ultrarradical desde que tomara la ciudad, en 2014.

Decenas de miles de civiles huyeron de los combates en los últimos meses, desde que las FDS lanzaran su ofensiva para reconquistar los territorios aledaños a la ciudad.

Otros cientos murieron en los bombardeos de la coalición, según el OSDH. Los que quedan vivos pasan sus días en "condiciones increíblemente difíciles" y padecen "una grave escasez de alimentos, agua y medicamentos", según la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Las FDS, que entraron en Raqa a principios de junio, controlan la mayor parte de la ciudad, y los últimos yihadistas "ya no pueden lanzar ataques o utilizar vehículos bomba", aseguraba el jueves un comandante de las FDS, Rodja Felat.

- "Promesa" -

En torno a él, se oía el ruido de los francotiradores y los disparos de obuses, mientras que los bombardeos aéreos dejaban tras de sí humaredas aquí y allá.

Los combates continúan en un sector del centro de la ciudad, cerca del principal hospital de Raqa y de un estadio de fútbol en el que los yihadistas se han atrincherado.

En el hospital, los yihadistas utilizan "a los civiles como escudos humanos", ralentizando el avance de las FDS y la conquista del edificio, según Jihan Sheij Ahmed, una portavoz de las FDS.

"Controlamos el 80% de Raqa. El 20% restante está en la línea de fuego de nuestras fuerzas", indica a la AFP, precisando que la victoria se anunciará previsiblemente "en las próximas semanas".

"Por primera vez, podemos cruzar del frente oeste al frente este, porque nuestras fuerzas controlan la mayor parte de la ciudad", subraya.

Junto a ella, combatientes de las FDS bailan la dabka, una danza tradicional de Oriente Medio, y se hacen fotos para inmortalizar el momento.

"Esta victoria es una promesa que le hicimos a nuestros amigos, ya muertos", destaca el joven combatiente Berkhdan, con la cabeza cubierta con un pañuelo verde tradicional, decorado de flores.

"Estamos viviendo momentos históricos. La liberación de Raqa se contará en los libros de Historia", agrega.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP