Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El gobernador provincial de Kirkuk, el kurdo Najm Edin Karim (2º izq), posa con varios niños durante un mitin en la ciudad homónima en apoyo al referéndum de independencia del Kurdistán iraquí, el 20 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

La mayoría de los habitantes de la rica provincia iraquí de Kirkuk es favorable al referéndum de independencia del Kurdistán iraquí, contrariamente a las regiones limítrofes, dispuestas a desenterrar el hacha de guerra, si hiciera falta, para impedir la consulta.

En la "Jerusalén del Kurdistán", como la ha apodado el expresidente Jalal Talabani debido a su carácter multiconfesional, es imposible pasear sin tropezar con una pancarta electoral que llame a votar el 25 de septiembre.

La gran cantidad de banderas kurdas -roja, blanca y verde- muestra que esta comunidad es mayoritaria, frente a los árabes y los turcomanos.

"Todas las afirmaciones sobre la situación tensa en Kirkuk son mentiras de personas que quieren que así sea", afirma a la AFP el gobernador provincial, el kurdo Najm Edin Karim.

Cordial y sonriente, este neurólogo kurdo de 71 años, que posee nacionalidad estadounidense por haber ejercido muchos años en ese país, es el hombre que ha abierto la caja de Pandora.

Fue él quien promovió la inclusión de su provincia en el referéndum lanzado por el presidente kurdo, Masud Barzani, provocando la ira de Bagdad, que ha denunciado una medida ilegal y anticonstitucional y lo ha destituido recientemente.

Y es que Kirkuk no figura entre las tres provincias que componen, desde 2003, la región autónoma del Kurdistán.

Es una zona disputada entre el Gobierno de Bagdad y los kurdos. Estos últimos afirman que les pertenece porque el exdictador Sadam Husein los expulsó de ella y los sustituyó por árabes.

- "Rumores" -

En su oficina, con un retrato del jefe kurdo y expresidente Jalal Talabani, además de las banderas kurda e iraquí, él niega categóricamente los rumores sobre la distribución de armas entre las distintas comunidades.

Este médico, quien se negó a dejar el puesto, dice que "son rumores para sembrar el caos y dar una razón al primer ministro (Haider al Abadi) para enviar tropas a Kirkuk".

Añade, bromeando: "Ya estaban allí y se rindieron frente a Dáesh", acrónimo en árabe del grupo Estado Islámico (EI).

En junio de 2014, frente a la ofensiva fulgurante de los yihadistas que les permitió apoderarse de un tercio del país, las fuerzas de seguridad iraquíes abandonaron varias posiciones, tomadas posteriormente por los peshmergas kurdos.

En las calles de Kirkuk, cerca de la famosa ciudadela, Mohamad Said, de 52 años, se declara en favor del referéndum.

"Votaré sí por la estabilidad. No existe diferencia entre los iraquíes, pero creo que el referéndum mejorará nuestra vida y la economía", afirma este comerciante de pilas.

La voluntad de los kurdos de incluir zonas étnicamente mixtas de la periferia de la provincia de Kirkuk ha echado más leña al fuego.

- "Hasta la muerte" -

"El referéndum no tendrá lugar en nuestra región. No lo permitiremos. ¿Qué poseen aquí los kurdos?", dijo a la AFP Atef Annajar, responsable del Hashd al Shaabi (que reagrupa a unidades paramilitares fundamentalmente chiitas) en Tuz Jormatu.

Esta ciudad situada en la provincia de Saladino forma parte, al igual que Kirkuk, de las regiones iraquíes reivindicadas tanto por las autoridades centrales como por la región autónoma del Kurdistán.

El referéndum es una "hipocresía, es sólo un medio de ejercer presión sobre el Gobierno central. (...) Estamos preparados para el enfrentamiento hasta la muerte", recalca el responsable, quien asegura no obstante que los dirigentes "intentan apaciguar".

El gobernador de Kirkuk es firme y, al mismo tiempo, apaciguador. "Nuestras fuerzas están preparadas en cualquier momento", "no hay disensiones entre el Hashd al Shaabi y las fuerzas del Kurdistán", afirma Najm Edin Karim.

"El Hashd no es una fuerza organizada y algunos de sus elementos buscan crear problemas", añade.

La semana pasada, Hadi al Ameri, jefe de la organización Badr, un grupo paramilitar chiita apoyado por Teherán, advirtió de la posibilidad de una "guerra civil". El 16 de septiembre, un coche bomba estalló en Kirkuk y mató a tres personas.

Aunque el resultado de la votación no es vinculante, muchos países extranjeros, como Turquía e Irán, se oponen a la celebración de la consulta, al igual que la ONU.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP